El diestro Rafael de la Viña experimenta una notable mejoría

A.Díaz
-

El bombero que le atendió tras sufrir el infarto, cuando entrenaba en el parque de La Pulgosa, no supo hasta más tarde que se trataba del torero

El diestro Rafael de la Viña experimenta una notable mejoría - Foto: Arturo Pérez

Han pasado ya seis días desde que el torero Rafael de la Viña sufriese un infarto de miocardio mientras entrenaba en el parque periurbano de La Pulgosa junto al novillero Sergio Felipe, siendo trasladado a la UCI del Hospital General Universitario en estado de máxima gravedad.
El lunes por la tarde le fue retirada la sedación a que le tenían sometido, reaccionando muy bien y los médicos, después de las pruebas oportunas, descartaron que sufriera daños neurológicos, con la consciencia en buen estado y el aparato locomotor también, tal y como han señalado a este diario los allegados al torero que han permanecido a su lado desde el momento del accidente cardíaco. Según los facultativos que le atienden, podrá ser pasado a planta en el día de hoy, jueves o el viernes, por lo que ya no queda nada más que su total recuperación, siendo m uy optimistas en cuanto al desarrollo de la misma.
Una de las personas que le atendió en un primer momento es José Antonio Cabezuelo, un bombero del parque de Hellín, que pertenece al Sepei de la Diputación Provincia, de 42 años de edad, que se encontraba en el mismo momento de ocurrir el hecho muy cerca de Rafael de la Viña, siendo el que le realizó las primeras maniobras de reanimación hasta que llegaron las asistencias sanitarias que lo trasladaron al centro hospitalario.

(Más información en la edición impresa)