Arte pop con música isabelina

A.D
-
Ensemble Phoenix Munich actúa mañana en el Teatro Circo. - Foto: Thoma

El Teatro Circo acogerá mañana, a las 20 horas, un concierto del Ensemble Phoenix Munich, de Joel Frederiksen, con obras de Nick Drake, John Dowland o Thomas Campion

La propuesta del Ensemble Phoenix Munich es muy especial. Mañana, en el Teatro Circo, las 20 horas, los aficionados tendrán la ocasión de comprobar qué tienen en común Nick Drake, que falleció en 1974,  con compositores  de la época isabelina, como John Dowlan. La respuesta a esta pregunta la da el propio líder del ensemble, Joel Frederiksen, que habla sobre este Requiem for a Pink Moon, en el que rinde homenaje al tercer y último disco de Nick Drake, de 1972, que llevaba como título precisamente   Pink Moon, una de las obras más destacadas del compositor, una joya del pop británico de la época, todavía actual y que ha inspirado a generaciones de intérpretes y compositores en todo el mundo. 
Explica Joel Prederiksen que «la música de Nick Drake me afectó profundamente desde el momento en que la escuché por primera vez, en 1982, sólo ocho años después de su muerte. La unión de la voz quejumbrosa, los intrincados acompañamientos de guitarra y las letras conmovedoras en canciones como Time has told me hablaban. De las grabaciones aprendí a tocar algunas canciones, interpretándolas de vez en cuando con mi guitarra y descubrí a los escritores de canciones para laúd ingleses de finales del Renacimiento como estudiante de primer año en la Universidad. El nivel de su poesía y el nivel de su música me hicieron sentir una combinación de extrema humildad absolutamente inspirada. Me propuse aprender obras de John Dowland, Thomas Campion y otros, acompañándome con mi instrumento de ese momento, la guitarra. No fue hasta que escuché mi primer concierto de laúd en vivo mientras vivía en Washington, DC, cuando me di cuenta de que tenía que tener un laúd. Quería tocar los solos de laúd de Dowland, pero también tenía otro objetivo: acompañarme a mí mismo cantando canciones de laúd. Llegó un momento en el que dejé de tocar la guitarra y las canciones de Nick Drake tras de mí».
(Más información en la edición impresa)