José Fernando Molina asegura que aún hay mucho que corregir

Pedro Belmonte
-

El novillero dio un serio toque de atención en la Feria de Santiago, en la plaza de Santander, en la que resultó cogido, aunque cortó dos orejas a una exigente novillada de Zacarías Moreno

José Fernando Molina quedó suspendido del pitón. - Foto: Efe

El lunes, José Fernando Molina daba un serio toque de atención en su intervención en la Feria de Santiago en la plaza de Santander, cortando dos orejas a una exigente novillada de Zacarías Moreno, debiendo entrar a la enfermería tras la muerte de su primer novillo al haber sido cogido en  dos ocasiones durante la lidia, la segunda al entrar a matar, quedando suspendido del pitón, aunque al final, solo resultó un varetazo que no le impidió volver al ruedo y cortar otra oreja del sexto, lo que le valió esa puerta grande. Una vez regresado a Albacete, el joven novillero, que debutó con picadores durante la pasada Feria, cortando tres orejas, ha comentado a este diario sus impresiones de la tarde. «No fue nada más que un varetazo en el muslo, pero me dolía mucho y decidimos que me vieran en la enfermería. La tarde fue satisfactoria, pero se puede estar mejor, ya que todavía hay muchas cosas que corregir, pero bueno, llevo apenas tres novilladas toreadas y me queda mucho por delante». En cuanto a la novillada, ha añadido que fue buena, pero exigente, con sus teclas, pero estando preparado y metiéndote con ellos, se les pudo torear, además la espada funcionó bien.
(Más información en la edición impresa)