VOX tilda de «traición» a España la investidura de Sánchez

javier d. bazaga
-

El diputado por Toledo de VOX Mariscal refirió al «hecho insólito» que supone esta investidura «oculta en fiestas» porque el candidato socialista «sabe la traición que va a cometer para ser presidente» dando la mano a «comunistas y separatistas»

Manuel Mariscal (izda.) junto a Agustín Almodóvar. - Foto: Juan Lázaro

El diputado por Toledo de VOX Manuel Mariscal tildó ayer de «traición» la investidura de Pedro Sánchez, que con toda probabilidad se consumará con éxito el próximo 7 de enero por mayoría simple del Congreso de los Diputados. Mariscal se refirió al «hecho insólito» que supone esta investidura «oculta en fiestas» porque el candidato socialista «sabe la traición que va a cometer para ser presidente» dando la mano a «comunistas y separatistas». Así de contundente se mostró el responsable de comunicación del partido que dirige Santiago Abascal con una investidura apoyada en «aquellos que quieren recortar las libertades de los españoles y quieren ver a España muerta».
Y preguntó al presidente regional Emiliano García-Page, cómo va a explicar a los castellano manchegos que votar al PSOE supone votar también «esta traición a España» dado que los nueve diputados socialistas de Castilla-La Mancha apoyarán este acuerdo de gobierno de coalición y gracias a la abstención de ERC. Un gobierno que para Mariscal permitirá que «un barcelonés tendrá derecho a decidir sobre el futuro de España y un toledano no».
No obstante, el diputado nacional de VOX se mostró firme a la hora de señalar que VOX mantendrá una actitud combativa frente a este gobierno «hasta vencerlo en los tribunales y en la calle». Es por eso que apeló a la «ayuda de los patriotas» para conseguir que «España prevalezca». 

Preguntado por los medios de comunicación por la carta que desde el PP de Castilla-La Mancha se va a remitir a los diputados regionales para impedir esta investidura, Mariscal aseguró que “el PP llega tarde, como siempre”, ya que mencionó que podría haber frenado esta investidura si se hubiera abstenido tras el 28 de abril y haber evitado unas segundas elecciones que culminarán con este gobierno de coalición apoyado en “comunistas y separatistas”, y haber permitido un gobierno “diferente” al que saldrá de esta investidura.