Unos 9.000 militares visitaron el Cenad en 2018

Josechu Guillamón
-

El número fue inferior a ediciones anteriores debido al ejercicio 'Valiant Lynx 18', que mantuvo ocupado el campo

Imagen de una demostración en el control de seguridad montado para el ejercicio ‘Valiant Lynx 18’. - Foto: Arturo Pérez

El número de efectivos de diferentes unidades que utilizó el Centro Nacional de Adiestramiento (Cenad) de Chinchilla de Montearagón el pasado año estuvo en torno a los 9.000 militares, lo que supone una reducción considerable respecto a años anteriores, en los que el número de visitantes oscilaba entre los 12.000 y los 15.000 profesionales.
Esta reducción se debe principalmente a que durante prácticamente dos meses (de la mitad de  abril a la mitad de junio) el Cenad estuvo ocupado únicamente por las unidades que participaron en el ejercicio Valiant Lynx 18, aunque sólo se contabilizaron una vez, y el uso del campo estaba vetado a otras fuerzas no participantes en el ejercicio. Con lo que la ocupación ha sido la habitual, dos de cada tres días del año. 
Por otra parte, también ha influido en el descenso, aunque en menor medida,  que la Comandancia General de Baleares anulara alguno de los ejercicios que tenía previsto debido a su implicación en el apoyo a las inundaciones sufridas en Baleares el pasado otoño. 
En cuanto al numero de vehículos de diferentes tipos ligeros, pesados y de combate, estuvo en torno a los 1.700, una cifra también inferior respecto a los 3.000 de media en años anteriores, algo que se debe a los mismos motivos que el  descenso de personal. 
Prácticamente todas las unidades que han venido en 2018 ya lo habían hecho anteriormente, si bien repiten todos los años las Comandancias Generales de Baleares, Ceuta y Melilla y el Mando de Operaciones Especiales. 
Al igual que en años anteriores, los periodos de mayor actividad se concentraron en torno a los meses de marzo a junio y de septiembre a noviembre, lo cual no significa que no se realicen actividades en el campo el resto de meses.
Los meses de menor actividad coinciden con el periodo estival, en los que debido a las circunstancias climatológicas extremas de la zona se restringen los ejercicios de tiro para evitar cualquier riesgo de producir incendios forestales, y las Navidades por ser un periodo vacacional tanto para los militares destinados, como para las unidades usuarias del centro. 

MÁS INFORMACIÓN EN EDICIÓN IMPRESA