Miles de castellano-manchegos piden que Sánchez ponga urnas

Benjamín López
-

El PP reclama a García-Page que demuestre con hechos que está lejos de los postulados del Gobierno respecto a Cataluña. Ciudadanos pide al presidente del Gobierno que deje de esconderse y dé la palabra a los españoles

Francisco Núñez, presidente regional del PP, junto al líder nacional del partido, Pablo Casado, durante la marcha. - Foto: JUAN LAZARO

Decenas de miles de españoles, entre ellos varios miles de castellano-manchegos, colapsaron ayer el centro de Madrid en una concentración en la plaza de Colón para defender la unidad de España frente a la estrategia del Gobierno respecto al separatismo catalán  y pedir al presidente Pedro Sánchez que elecciones generales ya. Los líderes regionales de los dos principales partidos convocantes participaron en esa reclamación y coincidieron en señalar que, más allá de la ideología de cada persona, muchos españoles están cansados y enfadados con las cesiones a los separatistas catalanes. 
Según señaló el presidente regional del PP, Francisco Núñez, la concentración de Madrid fue, más allá de siglas, «una cuestión de españoles que quieren y sienten a España y les duele lo que está pasando». En concreto, afirmó, les duele cómo el Gobierno «está llevando las negociaciones con el independentismo catalán a un extremo que puede provocar la ruptura de nuestro país». Por eso en Colón, añadió, se vio el «enfado de muchísima gente» que sienten «la necesidad» de salir a la calle a gritar «¡basta ya!»y a decir que «estamos unidos por nuestro país independientemente de que cada cual vote a un partido u otro». 
Según fuentes del PP de Castilla-La Mancha, el partido movilizó ayer de forma directa a unas 2.500 personas en 41 autobuses, además de «muchos más» que se desplazaron en vehículos privados.
Vicente Tirado, número 4 del PP nacional, junto a Núñez Feijoo y Andrea Levy. Vicente Tirado, número 4 del PP nacional, junto a Núñez Feijoo y Andrea Levy. - Foto: JUAN LAZAROTambién desde Ciudadanos, su portavoz regional, Orlena de Miguel, valoró desde la plaza de Colón la concentración contra el Gobierno. A su juicio, dijo a La Tribuna, «España le está diciendo a Pedro Sánchez que basta ya, que España no se vende, que nuestra democracia no es un juguete con el que puede hacer lo que le dé la gana para mantenerse en el poder y que tiene que cumplir de una vez su promesa de convocar elecciones, que es a lo que se comprometió cuando llegó al poder vía moción de censura». En este sentido pronosticó que «visto lo visto» en Madrid «Sánchez ya no puede seguir escondiéndose y tiene que convocar elecciones». 
De Miguel negó las acusaciones vertidas por el propio Sánchez de que la concentración en Madrid esa una vuelta al pasado, «a la España en blanco y negro». A su juicio, aunque el presidente y otros líderes de la izquierda española les han querido «tachar como peligrosos derechistas» en Madrid se reunieron personas «de todas las ideologías» que simplemente “quieren conservar su país e ir a mejor, no a peor». Y es que, añadió, «estamos hartos del secesionismo y de las concesiones sólo a cambio de permanecer un día más en la Moncloa». 

 

MOCION DE CENSURA. Tanto Núñez como De Miguel también hablaron, a preguntas de este diario, sobre la posibilidad de presentar una moción de censura en el Congreso contra Pedro Sánchez. A juicio del presidente regional del PP «no hay que descartar ninguna opción» aunque se trata de «ir dando los pasos necesarios», entre los cuales «el primero es que la gente muestre su enfado y su malestar». 
Además, en este punto apeló a la colaboración del presidente García-Page. «Si él siente esa preocupación que dice tener, tiene siete diputados en el Congreso con los que salen los números para una moción de censura en Madrid», le espetó. En su opinión, no obstante, la posición del líder socialista es «más estratégica que real». Lo que busca, dijo, es «dar una apariencia en los medios de comunicación de ser el líder de los socialistas moderados en España, pero cuando bajas al terreno es todo mentira».
Orlena de Miguel, portavoz regional de Ciudadanos, ayer en la concentración. Orlena de Miguel, portavoz regional de Ciudadanos, ayer en la concentración. - Foto: A modo de ejemplo, recordó que antes de las elecciones de 2015 «dijo que no pactaría jamás con Podemos y hoy el secretario general de Podemos está sentado en su vicepresidencia del Gobierno»: De igual manera, recordó Núñez, afirmó «que no sería candidato y se iría de la política si Susana Díaz no ganaba las primarias del PSOE» y tampoco lo cumplió. 
«Ahora quiere erigirse como ese gran socialista moderado que está trabajando para que en España no haya radicalismos, pero luego es todo mentira», insistió. A su juicio, eso quedó demostrado el jueves pasado cuando el PSOE «vetó» en las Cortes la propuesta del PP para hablar «de las consecuencias que puede tener para Castilla-La Mancha el secesionismo catalán». Según dijo, «además de predicar hay que dar trigo. Page predica mucho pero da poco trigo. Tiene mucho de postureo y poco de chicha real», afirmó.
Desde Ciudadanos, Orlena de Miguel, rechazó la moción de censura en estos momentos. Así, recordó cómo sólo hace unos meses «tuvimos una moción de censura porque estábamos en un momento delicado y este ha sido el resultado». Por eso cree que «el mejor instrumento parlamentario que hay (para terminar con esta situación) es la convocatoria de elecciones» y añadió que «si el Gobierno no se ve capaz de defender la democracia y los derechos de todos los españoles, que convoque elecciones y los españoles elegirán un Gobierno que sí pueda hacerlo». 
Según su punto de vista, «lo que hay que hacer es devolverle la palabra a los españoles» entre otras cosas porque «lo prometió» el propio presidente. «Lo único que le pedimos es que cumpla su promesa», remató. 

 

Las urnas de mayo serán una consulta sobre Sánchez 
Tanto Núñez como De Miguel coincidieron en señalar que, si Sánchez no convoca elecciones generales, las autonómicas y municipales del próximo 26 de mayo serán un referéndum sobre el Gobierno. 
A juicio de Núñez con la concentración de Colón se ha iniciado «un camino que no tiene retorno». Por eso considera que más allá de que Pedro Sánchez «quiera hacer caso al clamor popular» y convoque elecciones, «o siga sin hacerlo porque sólo le hace caso a su ego personal y a su partido para seguir en el Falcon unos días más», lo cierto es que «este movimiento» no terminará «hasta que haya elecciones». 
 La portavoz de Ciudadanos también cree que dada la situación «es inevitable que las elecciones municipales y autonómicas estén contaminadas por este asunto, porque es lo más importante que tenemos sobre la mesa». Por eso apeló a Sánchez para que si tiene «un poco de decencia» convoque elecciones generales ya, de tal manera que luego cada región «pudiera centrarse en las municipales y autonómicas para darle la importancia que se merecen».