El Rey ve inadmisible apelar a la democracia fuera de la ley

SPC
-

Felipe VI reivindica una convivencia que mantenga el firme compromiso de resolver los desacuerdos conforme al Estado de Derecho y que impida que se quiebren los principios morales y cívicos de la sociedad

Felipe VI ha asegurado este miércoles que "no es admisible apelar a una supuesta democracia por encima del Derecho, pues, sin el respeto a las leyes, no existe ni convivencia ni democracia, sino inseguridad, arbitrariedad y, en definitiva, quiebra de los principios morales y cívicos de la sociedad".
El Rey ha lanzado este mensaje en la clausura del Congreso Mundial del Derecho, que ha reunido en Madrid a unos 2.000 juristas de 77 países.
Un acto celebrado en el Teatro Real y en el que, acompañado por Doña Letizia y el presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, el Monarca ha recibido, en medio de 'vivas al Rey' y una prolongada ovación, el Premio Mundial de la Paz y la Libertad, que le ha otorgado la Asociación Mundial de Juristas (WJA, por sus siglas en inglés).

El Rey ve inadmisible apelar a la democracia fuera de la ley
El Rey ve inadmisible apelar a la democracia fuera de la ley - Foto: Javier Lizón
Las palabras han coincidido con las primeras sesiones del juicio contra los dirigentes independentistas catalanes del procés, pero en ningún momento ha hecho mención alguna a este asunto.
Ante los juristas de todo el mundo y los máximos responsables de las principales instituciones españolas, Felipe VI ha ensalzado el Estado social y democrático de derecho que existe en España pese a las dificultades que ha dicho que en todo el mundo aquejan a las instituciones democráticas.
Unas dificultades que ha defendido que se superen no abandonando la democracia ni renunciando a sus principios, sino fortaleciéndola y mejorándola.
En un momento como el actual cree necesario reafirmar el compromiso con la democracia constitucional, que cree que supone al mismo tiempo la defensa del Estado de derecho.
"Sin democracia -ha apostillado- el Derecho no sería legítimo, pero sin Derecho la democracia no sería real ni efectiva".
Ha sido entonces cuando ha subrayado que no tiene sentido ni es admisible apelar a una supuesta democracia por encima del Derecho.
El Rey ha agradecido el premio recibido, que en los 55 años de historia de la WJA solo se ha otorgado a otras tres notorias personalidades internacionales: Winston Churchill, Nelson Mandela y René Cassin, padre de la Declaración Universal de Derechos Humanos de la ONU.
Un premio que ha interpretado como un reconocimiento a la democracia constitucional española y a los dirigentes que en diversos ámbitos lideraron la Transición.

 

Felipe González. En representación de todos ellos ha citado al expresidente del Gobierno Felipe González, quien ha intervenido previamente en el acto para elogiar la labor y el compromiso del Monarca y ha utilizado unos argumentos coincidentes con los de Felipe VI.
Para González, es "mentira y un engaño" que fuera de la Constitución se ejerza la democracia y ha subrayado que el texto de 1978 es "resistente y resiliente" frente a las "andanadas" que recibe, en alusión al desafío independentista en Cataluña.
El exlíder del PSOE ha hecho una cerrada defensa de Felipe VI  y ha asegurado que "algunas de las críticas al rey no son por su papel como jefe del Estado, sino que esconden la no aceptación de que hay un demos soberano, que somos todos los españoles, para decidir nuestro futuro".
El monarca ha resaltado asimismo la necesidad de defender el pluralismo frente al totalitarismo, la tiranía y la demagogia, y ha ratificado cómo seguirá ejerciendo su labor: "La Constitución ha sido, es y será la guía de todos mis actos. Y la independencia y la neutralidad de la Corona mi permanente compromiso cívico con España, al servicio de la democracia y de la libertad".
Rebelo de Sousa ha intervenido para expresar su "admiración" por el rey como representante de una España "una y democrática".
Previamente, el magistrado emérito del Tribunal Constitucional Manuel Aragón ha leído las conclusiones del congreso mundial de juristas, en las que se alerta contra los populismos y nacionalismos excluyentes que aspiran a "destruir" el modelo democrático constitucional, y subrayan que "no se puede apelar a la democracia por encima del Derecho".
Además, la Asociación Mundial de Juristas ha expresado su apoyo a la democracia española, a su "impecable" Estado de derecho y a la monarquía parlamentaria.
Entre las autoridades presentes en el acto se encontraban la presidenta del Congreso, Ana Pastor; y los del Senado, Pío García Escudero; Tribunal Constitucional, Juan José González Rivas; y Tribunal Supremo, Carlos Lesmes.
También han asistido la ministra de Justicia, Dolores Delgado; el presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido; la alcaldesa madrileña, Manuela Carmena, y varios dirigentes políticos y ex altos cargos.
Entre ellos el líder de Ciudadanos, Albert Rivera; el de Vox, Santiago Abascal (que en declaraciones a los periodistas ha agradecido que el Rey "diera la cara" frente al "golpe de Estado" de los independentistas catalanes) y la exvicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría.