«Se ha roto el vínculo con los grandes maestros»

A.D
-
José Antonio Ruiz en una de sus clases magistrales. - Foto: José Miguel Esparcia

José Antonio Ruiz ha llevado a cabo un taller de danza estilizada y danza española en el Conservatorio Profesional de Albacete que lleva su nombre. El destacado coreógrafo y bailarín, maestro de la escena española, comentó estos talleres.

Cómo fue este reencuentro con el Conservatorio?
La verdad es que estoy muy contento, porque si bien es verdad que sólo tuve hace dos o tres años una reunión con el profesorado y charlas con los alumnos, casi todos los años vengo a finales de curso, pero trabajar un poco con los chavales es la primera vez. Es emocionante, yo les doy unas referencias y unas pautas que no tienen habitualmente. 
Siempre recalco que la danza española, justamente, está apoyada en las personalidades.  
En principio, imagino que sorprendidos por trabajar con el bailarín y coreógrafo que da nombre a su Conservatorio.
En ese sentido, es emotivo para mí. Encuentro unos chavales muy receptivos y sobre todo, con mucha ilusión y muchas ganas. 
Con respecto al claustro, exactamente igual, aunque desgraciadamente, en todos los lados hay mucho por hacer por la danza. Comprendo la dificultad que tiene el profesorado para llevar las cosas con  fluidez. Debiera ser todo más fácil, porque muchas veces hay que estar pidiendo tantas cosas a la Administración porque no saben lo complicado que es formar artistas. 
¿En qué incidió estos días?
Estoy muy contento con ellos. Humildemente, el legado que yo también he recibido de mis maestros, no hay nada por generación espontánea, somos lo que somos por dónde venimos y nos han enseñado. Es una obligación humana compartir lo que conoces.
Unos días no son suficientes, pero para a los alumnos les sirve para romper el lenguaje y la rutina de clases, viene muy bien y además compartir estos días con Carmina Ocaña, que es una grandísima profesora, una de las más prestigiosas maestras de ballet. Son unas jornadas que también me preocupan, porque siempre me responsabilizo de las cosas. Cualquier error puede  incidir negativamente en un estudiante, por eso tienes que saber lo que exiges y hasta dónde exiges. Es poco tiempo, pero creo que para ellos es muy importante. A lo mejor  en un futuro tenemos posibilidad de un contacto más continuado porque ésta no es una profesión que se hace de la noche a la mañana.   
¿Cómo ve hoy el panorama de la danza?
Lo veo muy complicado, sin duda. Hay mucha gente que baila muy bien, poro no están las grandes personalidades. La danza española sin figuras, no funciona. Si institucionalizamos la danza española, empieza a morir. La danza española tiene mucho que ver con las personalidades y es verdad que hay gente que baila mucho mejor que antes, pero es menos artista. 
Hay ganas de evolucionar, de hacer cosas nuevas pero,  de otro lado,  no se conocen las verdaderas raíces, estamos en una época en la que se ha roto el vínculo con los grandes maestros y tenemos el peligro de que muchas cosas se vayan a perder.  Hay gente que baila muy bien, técnicamente, pero no se potencia ni se conserva el rigor del material coreográfico de las grandes figuras. No se mantiene la esencia.

(Más información en la edición impresa)