Guaidó busca impulsar el cambio con exlíderes chavistas

SPC
-

Varios exministros de Chávez instan al opositor a convocar un referéndum para legitimar su mandato, mientras el Parlamento empieza a dar sus primeros pasos hacia la transición política

Guaidó busca impulsar el cambio con exlíderes chavistas - Foto: MIGUEL GUTIERREZ

Dicen que a veces hay que buscar amigos hasta en el infierno y, aunque parezca un espejismo, el autoproclamado presidente de Venezuela, Juan Guaidó, ha decidido aliarse con exlíderes del chavismo como parte de sus esfuerzos para propiciar «un cambio político» en la nación caribeña. Así, el dirigente opositor se reunió ayer con exministros de los Gobiernos del fallecido Hugo Chávez, con los que «escuchamos sus planteamientos y coincidimos en la necesidad de resolver los problemas de los venezolanos», aseguró, en un empeño por trabajar «con todos los sectores que quieren un cambio», insistió.
Guaidó reiteró que tenderá la mano a todos aquellos que decidan sumarse a su proyecto, que pasa por «cesar la usurpación», crear un Ejecutivo de transición y celebrar nuevas elecciones presidenciales. Y, para ello, se citó con seis exmiembros de los Gabinetes de Chávez, que le plantearon que convoque «un referéndum consultivo» para los venezolanos decidan. 
Héctor Navarro, exministro de Educación, señaló que reconocen a Guaidó como mandatario interino porque «tiene mucha más legitimidad que Maduro», si bien consideran necesario que se legitime en las urnas. 
Desde que murió Chávez, en 2013, su sucesor ha ido perdiendo apoyos en el movimiento bolivariano, hasta el punto de que del gobernante PSUV han surgido escisiones. 
«Diría que Maduro ha perdido la legitimidad ante el pueblo por su mal ejercicio de Gobierno», agregó Navarro, al tiempo que pidió al mandatario y a sus seguidores que depongan «las actitudes y el lenguaje belicistas» e hizo un llamamiento a «los factores políticos» para «ponerse de acuerdo» en no permitir ningún tipo de intervención extranjera». «Aquí las Fuerzas Armadas tienen un rol importante», apostilló.
Mientras, la Asamblea Nacional aprobó una ley que regirá una eventual transición y que entrará en marcha una vez que Maduro se aparte del poder. El texto establece que deberán ser convocadas elecciones antes de los 12 meses de haber sido instalado el Gobierno de transición, y que deben ser renovados los poderes públicos, incluido el electoral, para hacer efectiva la llamada a comicios.
El Parlamento también informó de que Uruguay bloqueó una millonaria transferencia de fondos que intentó hacer el Ejecutivo chavista desde el Novo Banco portugués a cuentas del sistema financiero de ese país. La transacción, agregó la Cámara opositora, era de cerca de 1.200 millones de dólares.
Entre tanto, Maduro avisó de que «no va a entrar ningún soldado invasor» en Venezuela ante «la agresión tan grande» que está sufriendo el país por parte de EEUU, que, denunció, «quiere nuestro petróleo y nuestras riquezas naturales».
Además, su llamamiento al Papa para que mediase en la crisis de la nación aún está en el aire, puesto que el Pontífice aseguró que, para que suceda tal cosa,  tienen que pedirlo todas las partes, en referencia a la oposición.