scorecardresearch
Fernando Jáuregui

TRIBUNA LIBRE

Fernando Jáuregui

Escritor y periodista. Analista político


Aquel roscón de reyes de 2020...

05/01/2022

El 6 de enero de 2020 coloqué, como fondo de pantalla de mi ordenador, la imagen de un roscón de reyes. El roscón familiar, con nata -naturalmente--, con las tazas navideñas de café, los zumos de naranja. Detrás, el árbol de Navidad, los regalos. Allí sigue la misma fotografía hoy. Quiero que, cada vez que abra mi ordenador, me obligue a recordar que aquel día de los reyes Magos, dos años ya, fue el último del que podríamos hablar, en adelante, como aún perteneciente a la vieja época. A la relativa, solo relativa, normalidad hasta ese momento vigente. A la 'era del 78' y todas esas cosas de las que, sin duda neciamente, algunos estábamos tan orgullosos y ya han dejado de formar parte de nuestra existencia.

Al día siguiente, 7 de enero 2020, tras una anodina Pascua militar más, Pedro Sánchez sacaba adelante, con el apoyo de Unidas Podemos y la abstención de Esquerra Republicana de Catalunya y otras formaciones menores, Bildu entre ellas, su investidura como presidente del Gobierno. Una semana después, ese Gobierno empezaba a andar, con Pablo Iglesias como uno de los cuatro vicepresidentes. Y todo lo demás que sin duda usted ya sabe.

Me prometí no cambiar ese fondo de pantalla hasta que considerase que esa aburrida rutina, que tan bien sienta a las democracias -lo dicen los suizos, que de aburrimiento saben algo, y de democracia también-, se había implantado en nuestro país. Claro que yo en aquellos momentos solo pensaba en la parte política del asunto. Cómo prever que ese 2020 nos iba a caer encima la mundial. El Covid, la marcha del Rey emérito hacia un destino tan inconveniente como Abu Dhabi, la ruptura con tantas cosas, el confinamiento con todo lo que implicó.

Sigo con el mismo roscón de 2020 en mi pantalla. Creo que no ha regresado aquella relativa normalidad. Y, si usted me lo permite, creo que en algunos aspectos ha empeorado. Aunque los Reyes Magos nos hayan traído una mejora sustancial en las cifras del paro, quién nos lo iba a decir. Aunque Pablo Iglesias ya solo sea un recuerdo -una pesadilla--. Aunque el Ómicron sea más benévolo que el Alpha o el Delta. Las incertidumbres son tantas que solamente nos queda una certeza: de esta no hemos salido ni más fuertes ni más unidos. Así que este roscón de 2022 se queda sin salir en la foto, hala. A ver si en 2023...