El CP Villarrobledo arranca con ilusión

Juan Carrizo
-

El equipo que entrena Jesús Castellanos debuta en el Municipal de la Virgen en la categoría de bronce con la visita de la Balompédica Linense y la intención de sumar tres puntos

Nacho Huertas y Juanma Montero muestran su ilusión por la temporada que comienza. - Foto: José Miguel Esparcia

Tantos años en su busca y por fin se logro. El CP Villarrobledo metió la cabeza en Segunda B y hoy escenificará la culminación de un sueño convertido en realidad, jugar en la categoría de bronce del fútbol español. Tras el histórico y sufrido ascenso y en pleno proceso de reconstrucción de una entidad que marchaba camino de la desaparición, el equipo que preside Berni de la Cruz y que entrena Jesús Castellanos juega hoy a las 21 horas en el Municipal de la Virgen de la Caridad contra la Balompédica Linense, todo un histórico de la categoría que tendrá el honor de estrenar el historial del club manchego.
Si algo caracterizó al CP Villarrobledo la temporada pasada fue por el paso firme y valiente que dieron los hermanos De la Cruz a la hora de hacerse con las riendas de una entidad hundida en las deudas. Los que quedaron en el vestuario se conjuraron, se formó un piña que, a pesar de la situación económica, tiró del carro y se plantó cargada de ilusión en los playoff de ascenso, para después, a base de empuje, fútbol y goles, lograr lo que tantos otros habían intentado antes y no habían conseguido.
El CPVillarrobledo, que renovó a esos futbolistas que pusieron por delante el milagro del ascenso, ha conformado una plantilla con la que pelear por la permanencia y para ello intentará ganar el primer partido. El club pudo hacer frente a los 54.000 euros de impagos denunciados por futbolistas, requisito necesario para inscribir este año a los futbolistas, y aunque todavía adeuda bastante dinero a los jugadores que no denunciaron, la entidad espera pronto solucionar todos los problemas y, superado el bache, disfrutar de la temporada.
Los resultados de la pretemporada no han sido buenos, lo sabe Jesús Castellanos, pero bien es cierto que se empezó tarde, porque también se acabó tarde la temporada pasada, y se han tenido varios problemas. Dani Cabezuelo y Toribio son baja para este debut, todavía recuperándose de las lesiones de la pasada temporada, y varios jugadores se encuentran entre algodones y con escasas posibilidades de jugar muchos minutos. De todas formas, en el seno del CP Villarrobledo esperan superar el trance con el bálsamo de un buen resultado.
«En líneas generales la pretemporada podía haber sido mejor; sobre la marcha habrá que seguir dando pasos adelante. Oficialmente ya se termina, porque empieza la competición, pero nosotros debemos seguir encajando piezas y tenemos que coger el punto óptimo. Todavía tenemos gente con problemas, que se han perdido muchos  entrenamientos», argumentó Castellanos.

 

(Más información en la edición impresa)