Los disturbios vuelven a Barcelona tras una semana de calma

EFE
-

Los Mossos se ven obligados a dispersar manifestantes y, aunque la radicalidad ha sido menor, hay un agente herido de gravedad tras caer en marcha de uno de los vehículos

Los disturbios vuelven a Barcelona tras una semana de calma - Foto: JON NAZCA

GALERÍA

Los disturbios vuelven a Barcelona tras una semana de calma

Los disturbios callejeros y las cargas policiales contra manifestantes independentistas volvieron anoche al centro de Barcelona, tras una semana de movilizaciones y protestas contra la sentencia del procés marcada por la ausencia de incidentes.
Aunque los disturbios han sido de una intensidad menor a los vividos la semana pasada, se han visto de nuevo duros enfrentamientos entre policías y manifestantes, carreras de jóvenes con el rostro cubierto huyendo de furgones policiales con las sirenas en marcha y contenedores ardiendo en el Paseo de Gràcia de Barcelona, pertenecientes a los restaurantes de esa céntrica vía.
El balance provisional de los disturbios es de al menos tres detenidos por parte de la Policía Nacional y de 15 personas atendidas por los servicios sanitarios, entre ellos una de gravedad, un agente de los Mossos d'Esquadra que ha caído de un vehículo policial.
El director general de los Mossos, Pere Ferrer, ha asegurado por su parte, que además hay una decena de agentes de los Mossos heridos.
Una concentración convocada esta tarde en la Via Laietana de Barcelona por los Comités de Defensa de la República (CDR) que había reunido a unas 10.000 personas, según la Guardia Urbana, ha derivado pasadas las nueve de la noche en una batalla campal entre manifestantes y agentes de los antidisturbios de los Mossos.

Una valla 'prende la mecha'

Las cargas policiales se han producido después de que un pequeño grupo de los concentrados en las inmediaciones de la Jefatura de la Policía Nacional, en la Via Laietana, echara abajo un vallado que les separaba de los agentes y empezara a lanzarles todo tipo de objetos.
Los manifestantes han lanzado botellas y otros objetos contundentes contra la primera línea policial, tras lo cual agentes antidisturbios han salido de los furgones apostados junto a la Jefatura y han cargado con dureza contra los concentrados, lanzándoles en algunos casos proyectiles de 'foam'.
Algunos de los agentes se han visto acorralados en algún momento por unas decenas de manifestantes, que les lanzaban todo tipo de objetos y les daban patadas.
En torno a las 22 horas, los Mossos d'Esquadra han recurrido a pequeñas cargas para despejar la Vía Laietana de manifestantes y han dispersado a los concentrados hasta la plaza Urquinanona y hacia otros puntos del centro de Barcelona.
Luego, un grupo de manifestantes ha usado vallas y otros objetos en Paseo de Gràcia a modo de barricadas y ha prendido fuego a diversos contenedores, al tiempo que furgonetas de los Mossos d'Esquadra circulaban a toda velocidad por esta vía para tratar de dispersar de nuevo a los manifestantes, algunos de los cuales se ha desplazado a la zona dels Jardinets de Gràcia.
También esta tarde unas 350.000 personas, según la Guardia Urbana de Barcelona, se han manifestado en Barcelona bajo el lema "Libertad" para mostrar su rechazo a la sentencia del procés, una movilización que ha discurrido pacíficamente y sin incidentes.
La concentración, convocada por la ANC, Òmnium Cultural y un numeroso grupo de entidades sociales y culturales, ha abarrotado la calle Marina de Barcelona para protestar contra las condenas dictadas por el Tribunal Supremo a los líderes del procés.
Precisamente mañana se ha convocado otra movilización en el Paseo de Gràcia de Barcelona, por parte de las formaciones constitucionalistas, a la que está previsto que acudan dirigentes de PP, PSOE y Cs.