Gatos que tienen swing

Ana Martínez
-

Al amparo del resurgimiento del Lindy Hop y para acompañar este baile con música en directo nació Swingin'Cats Club Band, una orquesta con la estética neoyorquina de los años 30 que acaba de presentar su ópera prima

De izda. a dcha., Mariglo Mayordomo, Ana Milán, Rafa Caballero, Rosi Herreros, Maribel De Lamo y Alberto Sánchez ‘Mr. Miai’, los Swingin’Cats Club Band. - Foto: Miguel Gascón

Louis Armstrong fue su mayor referente y aunque nunca ha dejado de estar, las derivaciones del jazz hacia otros estilos lo sentenció a un segundo plano. Eso sí, hasta que románticos y amantes del vintage lo rescataron del semiolvido para devolverlo al sitio que le corresponde en el complejo panorama musical internacional. Y tanto se empeñaron, que hoy el Lindy Hop y el Swing están muy, pero que muy de moda.
Mientras en ciudades más grandes como Barcelona, Madrid o Bilbao llevan décadas bailando swing, en Albacete empezó a extenderse hace unos siete años gracias a la asociación de baile de Lindy Hop, que con sus quedadas lograron recuperar el típico patrón de un baile muy energético, dinámico, flexible y cargado de improvisación, un género coreográfico más cercano al street dance que no ha contado con una enseñanza formal, sino que para aprenderlo basta con salir a la pista de baile, probar, equivocarse, copiar y compartir.
Desde su aparición, el Lindy Hop ha sido un baile alejado de formalidades y etiquetas que, desde su introducción en Albacete en 2012, se venía aprendiendo con música enlatada, a falta de una banda especializada en swing, una carencia bastante evidente que ya no hay que lamentar, gracias a la iniciativa de Rosi Herreros y Alberto Sánchez Mr. Miau, que ante tal laguna decidieron levantar Swingin’Cats Club Band, la banda del club de los gatos del swing, una clásica orquesta de estética americana de los años 20 y 30 que, en muy poco tiempo, ha logrado grabar su ópera prima, un disco con título homónimo que cuenta con 12 temas, 10 de ellos versiones de conocidas canciones de los años 20 y 30, muy propias del afamado Cotton Club de Nueva York, y otros dos inéditos compuestos por Mr. Miau con el apoyo en la letras de Ana Milán, titulados Shimmy Fest y On a sunny day.
Swingin’Cats Club Band puede ser nueva en el formato, pero no en la experiencia. Todos y cada uno de los músicos e intérpretes que forman este sexteto cuentan con un amplio bagaje en agrupaciones dedicadas a otros géneros musicales. Lo que hacen ahora con Swingin’Cats no es otra cosa que llevar al directo un amplio repertorio de swing, hot jazz, ragtime y derivados que fueron compuestos en la primera mitad del siglo XX y que, al igual que sonaban y se bailaban entonces, siguen resultando igual de arrebatadores y contagiosos ahora mismo.

(Más información en edición impresa)