El juicio por el crimen de Jesús Lorenzo será en abril

Josechu Guillamón
-
Imagen de los restos mortales de Jesús Lorenzo, encontrados en la finca de Viveros. - Foto: C.N.P.

El individuo acusado de encubrimiento insiste en que mantenía una relación sentimental con el presunto asesino, lo que permitiría que no fuera procesado por ese delito al ser su pareja

El juicio por el crimen de Jesús Lorenzo, que según la Fiscalía fue asesinado por su socio en el bar que ambos regentaban en la calle Tinte el 2 de febrero de 2017, comenzará el próximo 2 de abril, en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial, según confirmó ayer a La Tribuna de Albacete el hermano del fallecido. 
La vista que se celebrará con Tribunal del Jurado está previsto que dure cerca de dos semanas, ya que además de constituir el jurado, se tendrán que escuchar las declaraciones del presunto asesino, J.C.G.C., y del otro acusado, M.A.C.C., al que se considera culpable de un presunto delito de encubrimiento. También habrá numerosa prueba pericial y se podrá escuchar el testimonio de los diferentes testigos, entre los que se encuentra el padre del presunto asesino, que inicialmente fue detenido, tras encontrarse enterrados en su finca de Viveros los restos mortales de la víctima, que además habían sido quemados. 
El padre no será procesado por encubrimiento, por su relación familiar con el presunto asesino, ya que este delito queda fuera del Código Penal para los familiares.

En este sentido, cabe destacar que el letrado de M.A.C.C.,  José Joaquín Ramón, también defenderá que su cliente tenía una relación familiar con el presunto asesino. «Pediré su absolución, porque entiendo que mi cliente mantenía una relación de pareja con el acusado de asesinato, aunque él lo niega. Por eso quiero que den a mi cliente el mismo trato que se dio al padre». M.A.C.C. se enfrenta a una pena de tres años de prisión por un delito de encubrimiento. 
En cuanto al presunto asesino, J.C.G.C., cuya defensa está en manos del letrado Marcos García Montes, ofreció en su día una versión de los hechos en la que afirmaba que la muerte de Lorenzo había sido accidental.  

MÁS INFORMACIÓN EN EDICIÓN IMPRESA