Un hombre reconoció que robó dos veces en la misma vivienda

Josechu Guillamón
-

El acusado, que fue descubierto en el tercer intento y que escaló por un edificio contiguo a la casa asaltada, afirmó que es toxicómano y que en el momento de los hechos estaba drogado

La vista se celebró en el Juzgado de lo Penal 1. - Foto: rubén serrallé

Un hombre, que se enfrenta a cinco años de prisión por robar dos veces en la misma vivienda e intentarlo en una tercera ocasión, reconoció el delito del que se le acusaba en el juicio que se celebró ayer contra él, en el Juzgado de lo Penal número 1 de la capital. 
Aunque el procesado, A.G.G., al que le constan varias condenas por otros robos anteriores, reconoció los hechos, aunque afirmó que en el momento de los hechos iba bajo los efectos de las drogas, puesto que llevaba más de dos décadas siendo un toxicómano, a pesar de los diferentes intentos que había realizado para rehabilitarse.
Además también añadió que vendió el botín obtenido, parte del cual fue recuperado, para comprar droga, puesto que tenía el síndrome de abstinencia. «Vendí los efectos que sustraje para quitarme el ‘mono’ de la cocaína y la heroína».
Los testigos. En la vista, el hijo del propietario de la vivienda comentó como el 22 de agosto de 2016 regresó a la casa familiar después de haber estado en la playa y se marchó de la misma por la noche. Al volver, alrededor de las 0,30 horas, observó que había luz en la vivienda. 
Al escuchar movimiento en la segunda planta, puesto que se trataba de un dúplex, cogió un cuchillo y subió arriba, observando que había sido forzada una puerta corredera que daba a la terraza y que los cajones habían sido abiertos. 
Como sabía que el ladrón estaba dentro bajó al primer piso y cerró con llave la puerta, para evitar que el ladrón saliera.  Después llamó a la Policía y esperó en la calle por si el delincuente salía. 
Cuando llegaron los agentes al lugar, subieron a la vivienda y observaron que el asaltante se había llevado varios efectos, entre los que se encontraban dos consolas, tres ordenadores, joyas y dinero. Además vieron que el robo se había producido por escalo, puesto que el ladrón había saltado a la vivienda de los afectados desde la terraza del quinto piso del edificio contiguo, donde el delincuente había dejado atrancada la puerta del portal, para facilitarse la huida. El testigo añadió que cuando se marchó la Policía fue a dar una vuelta por el barrio y al regresar observó que el ladrón había vuelto a la casa, por lo que llamó a los agentes.

MÁS INFORMACIÓN EN EDICIÓN IMPRESA