Una red de 10 sensores medirá la contaminación atmosférica

Maite Martínez Blanco
-
Emisiones del tubo de escape de un vehículo que circula por el Paseo de la Cuba. - Foto: José Miguel Esparcia

La información que capten los dispositivos se ofrecerá a los ciudadanos a través de paneles disponibles en la calle y también mediante una aplicación para teléfonos móviles

¿Qué aire respiramos? Esta respuesta pronto tendrá respuesta en tiempo real, gracias a una red de sensores inalámbricos de control atmosférico que captarán los datos y tras su procesamiento serán mostrados en paneles informativos que se distribuirán en varios puntos de la ciudad. 
«Los técnicos estudian ahora qué lugares son los idóneos», explicó la concejal de Medio Ambiente, Rosa González de la Aleja, que precisó que se instalarán entre ocho y diez puntos de control en ubicaciones por determinar. Está también por decidir si estos sensores medirán también el nivel de ruido ambiental. 
Para la instalación de esta red de control se dispone de un presupuesto de 630.000 euros que saldrán en un 80% de los fondos europeos que llegan a través del Edusi (Estrategia de Desarrollo Urbano, Sostenible e Integrado). El plazo para la colocación de estos sensores y paneles informativos no se conoce aún, queda todavía por redactar los pliegos técnicos y contratar a la empresa que se encargue de instalarlos. 
Que los ciudadanos puedan saber en tiempo real cuál es el nivel de contaminación del aire que entra en sus pulmones es una medida más que camina hacia el concepto de Smart City, esas ciudades inteligentes que igual te avisan de que quedan diez minutos para que llegue tu autobús, que permiten dar parte a través del móvil de cualquier desperfecto en la calle. La idea es que además de los paneles informativos en la calle, se diseñe una aplicación para que los ciudadanos que lo deseen puedan recibir estos datos en su teléfono.
La concejal de Medio Ambientes subrayó, además, que contar con estos datos ayudará a los responsables municipales a «gestionar posibles escenarios de contaminación ambiental elevada y promover proyectos para mejorar la eficiencia energética y sostenibilidad ambiental». Con la información disponible se podrán realizar mapas de contaminación atmosférica dinámicos y particularizados para cada una de las diferentes zonas de la ciudad, teniendo en cuenta las distintas fuentes predominantes de emisiones contaminantes, como pueden ser las vías con una alta circulación de vehículos, industrias colindantes, infraestructuras especiales o inmediaciones de locales de ocio. 

 

(Más información en edición impresa)