El Consistorio revisará los vestíbulos de los bares para aminorar el ruido

N. GARCÍA
-

El Plan de Actuación contra la Contaminación Acústica cumplirá pronto un año y aún no se han instalado los sonómetros prometidos

La pancarta instalada en la calle Concepción y algunos de los carteles de la campaña sobre el ruido. - Foto: R. SERRALLÉ

Hace ya casi un año que el Ayuntamiento de Albacete aprobó el Plan de Actuación contra la Contaminación Acústica (25 de julio 2013), que entró en vigor unos meses después, y, desde entonces, se han llevado a cabo varias medidas que persiguen, principalmente, conciliar los intereses de vecinos y empresarios, el derecho al descanso y el derecho al ejercicio de la hostelería. La concejala de Medio Ambiente,Rosa González de la Aleja, recordó que en el mapa del ruido se detectó que las principales fuentes de contaminación acústica eran el tráfico y, en algunas zonas, el ocio nocturno.
Respecto a este último, se creó un plan zonal ubicado en la zona de copas y, en estos momentos, el Consistorio se encuentra inmerso en el desarrollo de una campaña de concienciación, cuyo objetivo fundamental es incrementar la sensibilización de la población al problema del ruido medioambiental.«Hay que conciliar el derecho al ocio con el derecho al descanso», subrayó la edil, que consideró que «la campaña está siendo vistosa y, aunque no es lo efectiva que queremos a corto plazo, tendrá sus frutos a largo plazo». Se ha colocado una gran pancarta en la calle Concepción que indica que se trata de una «zona de diversshhion responsable» y son numerosos los carteles que exponen varios mensajes, como la calle no es un karaoke o tu ruido impide el descanso de otros.

CONTROL. Otra de las medidas que se llevará a cabo próximamente será la revisión de los establecimientos hosteleros que se encuentran en las zonas de protección acústica especial I (calles Concepción, Caldereros, Tejares, Parra, Tinte y Gaona) y II (Jesús Nazareno, Nueva, Teodoro Camino, Dionisio Guardiola, Carnicerías, Mayor, Concepción, Tinte y Travesía de San José), con el fin de comprobar que los vestíbulos existentes evitan que el ruido del interior salga a la calle. Los técnicos de la Unidad Verde ya han pasado por cada uno de los locales, declaró la concejala, pero ahora se llevará a cabo una inspección más exhaustiva para controlar este aspecto.
Además, la presencia policial es habitual en la zona de copas y los agentes controlan que las puertas de los locales no estén abiertas, que los establecimientos cierren a la hora establecida y que no sobrepasen el aforo permitido.
El Plan de Actuación contra el Ruido incluía otra medida, una de las más esperadas por los vecinos, el sistema en continuo de monitorización o, lo que es lo mismo, los sonómetros que se instalarán en diversos puntos de la calle para ofrecer datos sobre el ruido que se produce. La concejala detalló que la instalación de los sonómetros se realizará «en los puntos más sensibles, donde más problemas de ruido haya aparentemente» -calle Concepción y calle Tejares- y se llevará a cabo «tan pronto como sea posible».
Rosa González de la Aleja dijo que se trata de un «plan vivo», que se irá revisando y se analizará la posibilidad de poner en marcha nuevas medidas.