Piden 15 años de cárcel para un padre por abusar de su hija

Josechu Guillamón
-

El procesado cometió el delito de forma continuada durante dos años y amenazó a la menor con matarla a ella, a su madre y a sus hermanos

La vista se celebrará en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial. - Foto: consuelo lópez

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial juzgará el próximo martes a un hombre que se enfrenta a 15 años de prisión y a 10 años de libertad vigilada por agredir sexualmente y de forma continuada a su hija de 11 años de edad, durante un periodo aproximado de dos años.
Según el escrito de acusación elaborado por el Ministerio Fiscal, el procesado, B.E.F., nacido en Marruecos y que se encuentra en prisión por esta causa desde el 9 de febrero de 2018, desde que su hija contaba con 11 años de edad y hasta el 23 de noviembre de 2017, cuando contaba con 13 años de edad, agredió sexualmente a la niña de forma continuada. Dichas agresiones se producían a veces con una frecuencia diaria y otras con frecuencia semanal, en los momentos en los que la menor se quedaba sola en la vivienda familiar. 
El acusado, con ánimo de satisfacer su deseo sexual, e infundiendo de forma permanente a su hija un estado de temor y desasosiego, le advirtió a la pequeña que no le contara a nadie lo sucedido, porque si no su madre le iba a pegar, y entonces él iba a matar a su madre, a ella y a sus hermanos.
De esta forma, el procesado y padre de la menor, en fechas comprendidas entre septiembre de 2015 y el 23 de noviembre de 2017, fue cometiendo varias agresiones, que se fueron incrementando con el tiempo.
En una ocasión aprovechó que la madre y la hermana de la menor habían ido al hospital y la despertó obligándola a hacerle una felación. Esta actuación se repitió en diversas ocasiones en que padre e hija se quedaban solos en la vivienda.
También, en otros momentos de soledad con la menor, y en distintas habitaciones de la casa, el acusado le quitaba la ropa y le realizaba tocamientos y le preguntaba si le gustaba. También aprovechaba que le había levantado la ropa para frotarse contra ella.
El final. Los últimos tocamientos se produjeron el 23 de noviembre de 2017, cuando el acusado le dijo que era su padre y su novio y que no saliera con chicos, ya que la iba a regañar.
Como consecuencia de estos hechos, la menor sufre un trastorno adaptativo y se ha solicitado un nuevo informe para determinar las secuelas que han podido quedarle.
Además de la pena de prisión, la Fiscalía pide que se le retire la patria potestad respecto a su hija por un periodo de seis años y que no pueda ejercer ninguna profesión en la que trate con menores durante un periodo de 20 años.