Comienza el trabajo con el amianto más cercano a Toledo

J. Monroy
-

La próxima semana, la Junta comenzará a recoger el material más próximo a las viviendas en una carpa con atmósfera negativa, para previsiblemente soterrarla en el actual cauce del arroyo, una vez desviado

Comienza el trabajo con el amianto más cercano a Toledo - Foto: Yolanda Lancha

La Junta de Comunidades ha confirmado a los vecinos del Polígono de Toledo una de las noticias que más tiempo llevaban esperando. La próxima semana comenzarán los trabajos en el denominado como «núcleo 8», el amianto acumulado más cerca de las viviendas de Vía Tarpeya, a unos escasos 250 metros y sin ninguna protección.
La idea anunciada ya afinales de junio por la Junta a los vecinos es la de soterrar este amianto en el actual cauce del arroyo, una vez desviado. Pero para eso deberá contar antes con el permiso oportuno de la Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT) para primero desviar el arroyo y más tarde, sellar el actual cauce, junto a todo este material. De momento, a partir del lunes, la empresa contratada por el Gobierno autonómico para estos trabajos, Tragsa, va a comenzar a instalar la carpa de atmósfera negativa, para proceder a encapsular el material cancerígeno.
Puede ser una operación similar a la llevada a cabo en Laguna de Arcas. En estos momentos, parece que no está definida ni la cantidad de amianto que existe en la zona. Se trata de pequeños montones sin compactar, vertidos por Ibertubo camión a camión y diseminados sobre el terreno sin un patrón ni espacio concreto, volquetes esparcidos de forma aleatoria a lo largo del meandro del arroyo Ramabujas, muy cerca de las actuales viviendas y sin protección.
A la espera del permiso de la CHT, por lo tanto, Tragsa irá encapsulando en sacas el amianto, amontonándolo en el interior de la carpa en paquetes a la espera del destino definitivo.
Satisfacción vecinal. Estos trabajos, recuerdan desde la Plataforma Mi Barrio Sin Amianto, son una actuación largamente esperada, al tratarse del amianto más expuesto y cercano a las viviendas. «Estamos muy contentos de que, con una atmósfera negativa y las medidas de seguridad oportunas, se aborde este amianto, tan cerca de nuestras viviendas, para que quede neutralizado el peligro». Para los vecinos la clave sigue siendo que se acabe con el peligro, algo que comenzará, reconocen, en el momento en el que se recoga en una carpa con atmósfera negativa.
La esperanza de la Junta, como ya anunciara a finales de junio, es poder inciar este mismo año, de forma paralela a estos trabajos, la desviación el arroyo Ramabujas, para lo que hay ya un presupuesto de medio millón de euros. Después llegará su sellado del arroyo Ramabujas, y encapsulado el amianto acumulado en su cauce a lo largo de 2021. Se trata de una zona sumamente contaminada, en la que se depositarán también otros montones del material cancerígeno. De hecho, parece que es el esapacio donde está el grueso de vertidos de amianto.
Una vez concluido este sellado del arroyo, ya solo quedará el amianto del Barrio Avanzado, parcela al final del Polígono propiedad de la propia Junta de Comunidades.