Los peñistas critican a vuelta del fútbol

C. Guzmán
-

Miguel Ángel López, presidente de la peña 'Curva Rommel', muestra su contrariedad por la celebración de encuentros sin público ni unas condiciones sanitarias óptimas

Miembros de la 'Curva Rommel', durante un desplazamiento del Albacete en esta temporada. - Foto: Josema Moreno.

La voz de los aficionados al fútbol es la única que no se está escuchando en la cuestión de una eventual vuelta a la competición.Los estadios vacíos de público, la problemática sin resolver de la parte del abono no disfrutado o las medidas sanitarias específicas del fútbol profesional son motivo de debate público. La peña Curva Rommel, con casi 90 miembros, es una de las de más arraigo en el Albacete Balompié. Su presidente, Miguel Ángel López, atendió a este diario para ofrecer sus impresiones acerca del estado de la cuestión, con la que mostró una disconformidad nada distante de la irritación. "Los altos cargos del fútbol nos están vendiendo la moto, les conviene porque se les derrumba el negocio, pero es muy prematura la vuelta tanto en España como en otros países", explicó. La peña albaceteña forma parte de la Federación de Accionistas y Socios del Fútbol Español (Fasfe) a través de la que mantienen contactos con asociaciones de otros países. "Hablamos con gente y piensan lo mismo que nosotros", aseguró, y se muestra convencido de que la crisis en los clubes debe reconducirse por otros caminos. "Es momento de resetear el fútbol y reinventarlo, empezar desde cero porque se está volviendo como la burbuja inmobiliaria, un negocio que tarde o temprano va a explotar si no lo va a hecho ya con este problema. Ahora hay que ajustar los presupuestos con menos ingresos, las televisiones no van a pagar lo mismo por un producto sin aficionados y devaluado, porque el fútbol sin afición no tiene sentido. Es hora de apostar por gente de la tierra, por la cantera, hacer presupuestos con más cabeza". La grave crisis sanitaria y el espectáculo de los tests masivos en el fútbol profesional también fue motivo de reflexión. "La semana pasada ya se hizo la segunda tanda de tests a los jugadores mientras la mitad de los sanitarios están infectados y el fútbol no es una actividad esencial aunque Tebas diga que ir a la farmacia es más perjudicial que jugar al fútbol", recordó, y añadió: "Hay cosas primordiales como la agricultura o la industria que nos dan de comer y levantan el país, pero el fútbol, aunque es verdad que de él dependen muchos puestos de trabajo, ahora mismo no es esencial, y si has de estar dos o tres meses sin jugar, te acoges a un ERTE y esperas a que vuelva a la normalidad con un poco de cabeza. No es normal que hagas en 42 equipos de fútbol cuatro tests a todo el mundo". (MÁS INFORMACIÓN EN LA EDICIÓN IMPRESA)