Santos Prieto transmitió sentimientos y memoria

A.D.
-

La vinculación llevó al pregonero de la Semana Santa de Albacete a pedir una celebración vivida «en calles y templos con el respeto que se merece»

Momentos previos al comienzo del acto del pregón de Semana Santa, que se desarrolló en el Teatro Circo. - Foto: Ayuntamiento

El Teatro Circo vistió sus mejores galas para el pregón de Semana Santa, este año a cargo de Santos Prieto Solera, director general de Pripimar, presidente de Adeca, cofrade, estrechamente vinculado a la Semana de Pasión. Un acto en el que el Ave María de Caccini, con la soprano Gloria Doñate, acompañada por José Carlos Alborch y Agustín Peiró, con la colaboración del padre Naim Shoshandi y su rezo en arameo, recibía al público que se congregó en el Teatro Circo.
Esta gala solemne de la Junta de Cofradías contó con la presencia del obispo de la Diócesis, Ángel Fernández Collado; el alcalde de Albacete, Manuel, Serrano; el presidente del Tribunal Superior de Justicia, Vicente Rouco; el presidente de la Junta de Cofradías, José Manuel Hernández, y otras autoridades, en una celebración coordinada por la Cofradía de Nuestra Señora de las Angustias, imagen que presidió el escenario del teatro.
No faltó una proyección y la conducción de la gala por María José Fuenteálamo, así como las intervenciones del presidente de la Junta de Cofradías, José Manuel Hernández, y el alcalde de Albacete, que reconocía que la Semana Santa «nos identifica como albaceteños, por su tradición y cultura, también por su vertiente económica e invitó a todos a vivir estos días con intensidad y pasión».
Por su parte, Santos Prieto comenzó su pregón recordando que «llevo tanto tiempo relacionándome con el mundo cofrade y siendo testigo de la evolución de la Semana Santa de Albacete que, mira por dónde, me ha caído el pregón» y subrayó que «pocas distinciones hay más importantes que ser pregonero de la Semana Santa».
Concretó que a través del pregón, «voy a intentar hacer un ejercicio de memoria y transmitir sentimientos» y reconocía que es cofrade «por accidente y nunca he salido vestido de nazareno». Recordó su juventud, la vinculación al negocio familiar, Solera Publicidad, fundado por su abuelo, el periodista Francisco Solera, cofrade también, empresa de la que nació Pripimar, casi «agente turístico» de la Semana Santa de Albacete, «incluso más allá de nuestras fronteras». Ese ejercicio de memoria se centró en un recorrido por la Semana Santa local y su descubrimiento, haca ya muchos años, aunque ahora ya tiene la declaración de Interés Turístico Nacional, subrayó Santos Prieto. Explicó que esa vivencia le llevó a «rememorar la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesucristo, que es única en as calles».
(Más información en la edición impresa)