El campo de Albacete inicia la campaña con escepticismo

E.F
-

Aunque los votos de la España rural serán decisivos para formar las nuevas mayorías, las organizaciones agrarias esperan a la clase política «con el pie echado»

Albacete es una de las 19 provincias de la España interior en las que se van a decidir 90 escaños del Congreso por un margen tan estrecho que muchas de las encuestas no se atreven a aventurar el reparto final. Son provincias amenazadas por la despoblación en cuyas respectivas economías la actividad agraria tiene un peso mucho mayor que en el conjunto del país.
Esta situación ha hecho que muchos candidatos, incluyendo los primeros espadas de los grandes partidos, se hayan subido -literalmente- al tractor, a la caza y captura de unos votos que, en las actuales circunstancias y con este sistema electoral, valen su peso en oro.  
Pero eso no quiere decir que lo tengan fácil. En el primer día de campaña, La Tribuna de Albacete se ha puesto en contacto con los dirigentes de las principales organizaciones agrarias -Asaja, UPA, COAG- y de la Junta Central de Regantes de la Mancha Oriental y todos ellos, sin excepción, van «con el pie echado» con los políticos, como diría el castizo. Todos ellos explican que su escepticismo se debe a dos razones. la primera, que la lista de promesas incumplidas es enorme; la segunda, que el deterioro de la situación del campo en esta parte de España viene muy de lejos. Así que, como santo Tomás, hasta que no ‘palpen’ las soluciones, no se las van a creer.

(Más información en la edición impresa)