Los psicólogos consideran «muy creíbles» los abusos narrados

J.G.
-

La Fiscalía y la acusación particular mantuvieron su petición de 15 años de prisión para el procesado y la defensa solicitó la libre absolución de su cliente

Imagen del acusado, escoltado por una agente del Cuerpo Nacional de Policía, en un instante del juicio. - Foto: Rubén Serrallé

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial acogió ayer la segunda sesión del juicio contra un padre acusado de abusar de su hija menor de edad, en el que los psicólogos consideraron «muy creíbles» los abusos narrados por la menor.
En concreto, los psicólogos manifestaron que consideraban creíble el testimonio de la niña porque denunció a su padre que era la persona que la tenía que cuidar, porque los abusos fueron aumentando en el tiempo, porque según la niña el acusado cada vez quería más y porque los hechos se producían cuando ambos estaban solos, razón por la que no se habían producido en verano, cuando la madre no tenía que llevar a sus hermanos al colegio, ni en Marruecos, cuando había mucha gente en la misma vivienda. Además comentaron que con la carta que entregó a su tutor «ella había planificado consumar su suicidio, no tenía intención de denunciar. Pensamos que presumiblemente quería quitarse la vida».
De hecho refirieron que la menor había tenido varios intentos de suicidio. Por todo ello aseguraron  que «el testimonio lo consideramos muy creíble, podemos decir que la niña relata lo que ha vivido».
Por otra parte, los peritos reconocieron que la niña sufría bullying en el colegio y en el instituto. «Puede haber un daño psicológico por el bullying, pero creemos que las secuelas provienen de las agresiones que ha sufrido. «El 100% de su malestar viene por los abusos de su padre, no por el bullying».

MÁS INFORMACIÓN EN EDICIÓN IMPRESA