Exigen «contrarreforma laboral» y red para la Tercera Edad

ADM / TOLEDO
-

El secretario general de CCOO de Castilla-La Mancha, Paco de la Rosa, expresó su preocupación por la situación de las mujeres mayores durante la jornada mundial por el trabajo decente, cuyo lema fue «Invertir en cuidados»

Exigen «contrarreforma laboral» y red para la Tercera Edad

El secretario general de CCOO de Castilla-La Mancha, Paco de la Rosa, advirtió durante la jornada mundial por el trabajo decente -celebrada ayer con el lema de «Invertir en cuidados»- que los españoles, por culpa de los políticos que los representan, van abocados a una situación de «inframundo laboral». Una situación de la que preocupa especialmente la situación de las mujeres -el 81% en situación de empleo a tiempo parcial-, sobre todo si son de avanzada edad, ya que una de cada dos necesita un complemento para su pensión.
Desde CCOO de Castilla-La Mancha, en este sentido, exigen una «contrarreforma laboral» que sea palpable a través de más contratos indefinidos y mejores salarios -los actuales son peores que cuando empezó la crisis-, demandas que desde el sindicato trasladarán al ganador de las elecciones del próximo 10 de noviembre. Conforme al lema de la jornada destacada ayer en todo el mundo, Paco de la Rosa pidió una red sólida, pública y gratuita para la Tercera Edad.
Ángeles Castellanos, secretaria general de Empleo y Políticas Sociales de Comisiones Obreras en Castilla-La Mancha, expresó por su parte su preocupación por las alrededor de 10.000 personas que no reciben aún prestaciones sociales pese a tenerlas reconocidas (5.439 casos) y quienes se encuentran aún pendientes de evaluación (4.800). Se trata de una cifra que no conviene olvidar por mucho que Castilla-La Mancha sea una de las regiones españolas, concretamente la tercera, que más ha contribuido a revertir los recortes en el sistema de atención a la dependencia producidos en el año 2012.
La prestación más extendida en Castilla-La Mancha, explicó, es la ayuda a domicilio (16.417 beneficiarias), seguida por la teleasistencia (13.427) y la prestación económica de cuidado familiar (13.333 personas beneficiarias).
Nuevamente, Castellanos insistió en la situación de las mujeres mayores, especialmente aquellas con pocos recursos y mayores de ochenta años. También señaló la elevada precariedad en el empleo de los cuidadores (de los que hasta el 95% son mujeres en segmentos como el del cuidado diurno de niños) y reivindicó la profesionalización del sector. No en vano, la afiliación media de cuidadores no profesionales era de 347 personas en marzo de 2019 (el 92% del total, mujeres); sin embargo, a partir del pasado mes de abril -coincidiendo con la recuperación de la legislación que dio origen al Acuerdo de Diálogo Social y la Ley 39/2006 de Dependencia- estos convenios pasaron a ser financiados por el Estado, lo que se tradujo en una subida de la afiliación en 1.681 personas el pasado mes de septiembre, de las cuales el número de mujeres había aumentado hasta el 94%.



Las más vistas