Las nubes respetaron el Encuentro en Albacete

E.F
-

La multitud congregada en la Plaza de Gabriel Lodares pudo resarcirse en parte de las numerosas suspensiones en uno de los ciclos procesionales más accidentados

El momento culminante del Encuentro - Foto: Rubén Serrallé

Emoción contenida, lleno absoluto en la Plaza de Gabriel Lodares y un ‘suspense’ propio de una película de Hitchcock a causa de unos cielos que, de vez en cuando, dejaban caer una ‘chispa’ de agua . El Encuentro del Domingo de Resurrección de ayer fue un prodigio de tensión narrativa, que todos los presentes celebraron con un ojo puesto en los pasos y el otro en unas nubes cada vez más grises.
La mañana empezó con la promesa de una oportunidad. El cielo estaba cubierto, sí, pero parecía pensárselo; no estaba todavía demasiado gris mientras las campanas de la Catedral empezaban a tañer con alegría para compartir con todos los habitantes de la ciudad la alegría de la Resurrección de Jesús e invitarlos a todos a ser testigos del Encuentro de María y su hijo.
Pero a medida que la Virgen María y la Magdalena se aproximaban a la Plaza de Gabriel Lodares por Simón Abril, por un lado, y San Juan y Jesús Resucitado hacían lo propio por Octavio Cuartero, las nubes se empezaron a oscurecer, se hacían notar cada vez que la brisa cedía un poco, dejaban caer gotas de agua de tiempo en tiempo, minúsculas, que se notaban en la piel como diminutas agujas.

(Más información en la edición impresa)