Keko firmó con el Eibar por dos años para jugar en Primera División

C. Guzmán
-

El delantero se entrenó ayer con sus compañeros y el club armero lo presentará hoy, mientras el Albacete podría recibir una compensación por un futuro traspaso a un tercero

Keko hace malabares con la pelota durante su presentación como jugador del Albacete, en agosto de 2015. - Foto: Arturo Pérez

Ni el Rayo Vallecano ni el Getafe. Sergio Gontán Keko jugará finalmente en la SD Eibar, tras el acuerdo al que llegaron ambas partes, que quedarán ligadas para las dos próxima temporadas.
El futbolista cumple así su deseo de jugar en Primera División, tras su paso por el Albacete Balompié, en cuyas filas su gran campaña le ha supuesto dar el salto de categoría.
Keko anduvo cerca de firmar por el Rayo Vallecano, que le había ofrecido tres años, pero es en el Eibar donde tiene más perspectivas de jugar minutos. Hay que recordar que el conjunto vasco fue repescado hace unas semanas tras los incumplimientos tributarios de un Elche que fue descendido, a falta de la resolución de los recursos presentados para la revocación de la decisión de la LFP.
La noticia, anunciada por el Eibar a primera hora de la mañana de ayer, supuso una sorpresa notable, y más cuando el Albacete Balompié no se pronunció públicamente sobre este particular. La entidad indicó que no había comunicación oficial en tal sentido, si bien fuentes de las parte implicadas aseguraron ayer a este diario que Garrido fue informado sobre el compromiso del jugador.
El trasfondo de este silencio gira en torno a cierta controversia en torno a los derechos del futbolista. El contrato federativo, rubricado el 28 de agosto de 2014, es claro al respecto, y vinculaba a ambas partes hasta el 30 de junio de 2015, es decir, ya está expirado.
Según José Miguel Garrido, presidente del Albacete, existe otro compromiso escrito plasmado en un documento privado que prolongaba esta relación hasta 2016, es decir, un contrato paralelo con un fondo de inversión del que nada se sabe, al menos hasta ahora.
Al parecer, en el citado contrato no figura ninguna cláusula concreta de penalización para el jugador, lo que le supondría, según su interpretación, la carta de libertad. Así lo han entendido los servicios jurídicos del Eibar, que entienden que la expiración del contrato federativo le permite el fichaje del futbolista madrileño.
Así las cosas, queda por ver si el club blanco percibirá finalmente alguna cantidad en contraprestación. La actitud de Keko, consciente de que el Albacete le brindó una gran oportunidad para reingresar en el fútbol español, es la de aportar una compensación al respecto.
En este sentido, el Albacete Balompié ha recibido la oferta de un porcentaje por un futuro traspaso del Eibar a un tercero, probablemente cerca del 20%, lo que le reportaría a la entidad manchega una eventual cantidad con la que beneficiarse si esa operación tuviera lugar.