Fomento reparará el firme de 27 kilómetros en dos carreteras

Alejandro Gómez
-

La Consejería destina unos 500.000 euros a tratamientos del asfalto en tramos de los términos municipales de Salobre, Vianos, Alcaraz, Riópar, Molinicos, Pozohondo, Tobarra y Hellín

Imagen de la carretera a su paso por el puerto de Peralejo, uno de los tramos donde se realizarán mejoras. - Foto: Rubén Serrallé

La Consejería de Fomento sacó recientemente a licitación un contrato de obras para realizar tratamientos superficiales de conservación del firme en dos carreteras que atraviesan la provincia de Albacete: CM-412 y CM-313. Con un presupuesto base de 500.000 euros, el proyecto contempla actuar en seis tramos, dentro de ocho términos municipales (Salobre, Vianos, Alcaraz, Riópar y Molinicos, en la primera carretera citada, y Pozohondo, Tobarra y Hellín, en la segunda).
Las obras están incluidas en el programa de Conservación de Carreteras para este ejercicio y, según recoge la memoria de Fomento, obedecen a que en esos tramos «el pavimento presenta fisuras aleatorias, pudiendo considerarse en algunos casos como grietas por sus dimensiones». «Las actuaciones proyectadas permitirán crear una superficie de rodadura no deslizante y al mismo tiempo asegurar la pervivencia del firme existente en estos tramos, en los que la capa de rodadura ha perdido las cualidades, para permitir la circulación cómoda y segura», añade el texto de la Consejería.
Los tramos en que se actuará corresponden, en la CM-412, a cuatro kilómetros del itinerario Reolid-Salobre; ocho y medio en el puerto de Crucetas y nueve en el tramo desde Riópar al puerto del Peralejo.
Mientras, en la CM-313, serán un kilómetro de la travesía de Nava de Abajo, pedanía de Pozohondo, y tres kilómetros (en dos localizaciones distintas) entre ese núcleo urbano y Hellín.

actuaciones. Según el proyecto, los trabajos a realizar comenzarán con una inspección visual,
para comprobar el estado de los tramos y la posible evolución de fisuras y deformaciones desde la fecha de redacción del proyecto (julio de 2014).
En caso de que algunas superficies estén demasiado agrietadas, se procederá a su fresado y reposición. También al sellado de las fisuras que se estime conveniente por sus dimensiones.
A continuación, «se acometerá la aplicación del tratamiento superficial del firme, que consistirá en la extensión de una capa de microaglomerado en frío» (en el caso del puerto de Crucetas, llevará incorporado un aditivo anticongelante para disminuir la adhesión de hielo al pavimento). Por último, se procederá a pintar de nuevo las marcas viales.
La oferta económica será el único criterio de ponderación de las ofertas, que las empresa podrán presentar hasta el 16 de febrero, después de que se ampliase el plazo previsto en la licitación inicial.