Una gala emotiva y brillante

Emilio Martínez
-
Fotografía de familia de los Albacetenses Distinguidos en esta edición, con los miembros de la directiva de la Asociación. - Foto: Carlos Paverito

La Asociación Cultural Albacete en Madrid entregó sus premios anuales a los 'Albacetenses Distinguidos' en un acto muy animado

He tenido la suerte de coger la Luna, a pesar de mis problemas». Así, con una emoción cercana al llanto, resumió la abogada y jurista Josefa García Lorente, afectada desde que nació en Paterna del Madera por graves deficiencias físicas y de movilidad que no le han impedido una gran carrera profesional y magníficas vivencias humanas personales. Sus palabras las pronunció durante el brillante acto de entrega de los Premios Albacetenses Distinguidos, correspondientes a la edición de 2018,  por parte de la Asociación Cultural Albacete en Madrid (ACAM). El discurso de Josefa caló hondo en las fibras sensibles de todos los asistentes, quienes, también emocionados y en pie, las rubricaron con un fuerte aplauso.
Con el salón de actos de la Casa de Castilla-La Mancha, sede de este «embajada casi oficial y, desde luego sentimental de la provincia», como la definió su presidente, el catedrático y escritor Patricio Morcillo Ortega, merecedor del cartel de ‘no hay billetes’ –cerca de centenar y medio de personas, muchas de ellas sin asiento-, la ceremonia, celebrada el pasado domingo, contó con la presencia de todos los galardonados. Con la única excepción del triatleta rodense David Pérez Fajardo –debido a su inaplazable calendario de compromisos de entrenamientos y competiciones.
Después de la recepción a los premiados por parte de la directiva de ACAM, su máximo mandatario tomó la palabra para abrir el acto recordando la veteranía del grupo, fundado hace cerca de siete décadas como agrupación Taurina –que después se transformó en Peña de Albacete hasta su actual nombre desde hace un lustro-. Morcillo, tras agradecer el apoyo de la Diputación y de Globalcaja a «esta diáspora orgullosa de la tierra», repasó los múltiples actos culturales que se organizan cada año, que superan la treintena anual, así como la presencia de sus socios en cualquier actividad relacionada con Albacete que tenga como marco Madrid: «Intentamos no sólo apoyar, sino dar buena imagen de la tierra».
Tras su intervención, fue turno del secretario de la Asociación, Augusto Huéscar -uno de los expertos internacionales más destacados en temas turísticos, que fue un alto cargo en la Organización Mundial-, quien leyó el acta de la reunión de la directiva y el jurado. Felicitando a todos y valorando que «por fortuna, Albacete tiene tantos personajes y agrupaciones destacados que siempre es difícil escoger, pero no cabe duda de los indudables méritos de todos los elegidos en esta edición».
De inmediato se pasó a la entrega de los galardones, siendo el primero el de Josefa, jubilada en 2018 y con varios homenajes profesionales, pero que va a seguir ejerciendo en la defensa «de las personas sin medios en general y a los discapacitados en particular», como sostuvo. Tras agradecer al apoyo de su familia, y muy en particular de su hermana Engracia –que le sostenía el micrófono-, cerró su bello y emotivo discurso con otra recomendación ejemplar viniendo de ella: «No hay que dejar vencerse por las circunstancias de todo tipo de cada uno; los límites te los pones tú». Se repitió una gran ovación, comenzada por el directivo de ACAM José Francisco López, quien le entregó la placa. 
El siguiente Albacetense Distinguido fue para el fuentealameño Vicente Herrero, que en su establecimiento Vides, de la calle Libertad, «se ha constituido en un inmejorable propagandista de los quesos y vinos de la tierra, además de atascaburras y lomo de orza», cual sentenció el directivo Carlos García Sánchez al entregarle el título. Vicente, que aportó amplias raciones de sus quesos para el aperitivo final de todo el público, agradeció el título «que confirma que, en efecto, como escuché por varios lados, estoy loco porque soy un Quijote y he logrado la utopía de dar a conocer cada día más nuestros productos en Madrid». 
La referencia al Quijote se repitió en el discurso del actor y dramaturgo Miguel Ángel Gallardo «sábete, Sancho, que no es un hombre más que otro si no hace más que otro»-, también emocionado con la «increíble y maravillosa sorpresa» de que le entregara la placa su admirado pintor Abel Cuerda, miembro de ACAM.
«Si hago algo medianamente bien», expresó con su acostumbrada modestia el músico Casimiro Ortega, «es cantar, pero no hablar». También ha bordado siempre sus labores de cantautor, con disco resumen de sus éxitos que salió a la venta el año pasado y que presentó en la Casa Regional. De modo que fue muy breve en sus palabras, agradeciendo no sólo el «merecido o inmerecido premio», sino «la fabulosa labor de ACAM en la capital de España y que no sé si se valora suficientemente en Albacete».

(Más información en edición impresa)