scorecardresearch

El esquileo se adelanta con el precio en mínimos

SPC
-

La temporada ha arrancado en España con antelación a causa del buen tiempo sin los problemas para la llegada de esquiladores extranjeros que sí se registraron en 2020 por las restricciones de movilidad motivadas por el virus

Un esquilador en plena labor.

Sin la incertidumbre de no saber si habría mano de obra suficiente (sobre todo procedente de Uruguay), el secretario general de la Asociación Española de Criadores de Raza Merina, Felipe Molina, explica que la actividad arrancó el 15 de marzo por las buenas condiciones meteorológicas, lo que supone un adelanto de un mes respecto a otras campañas. La lana de esta raza es una de las más demandadas por la industria textil, pero la caída de ventas en el mundo de la moda debido a la pandemia le ha afectado, apunta.

El stock de lana en España es elevado porque la de la campaña de 2019 se quedó a las puertas de su envío a China -principal comprador- en febrero de 2020, ya que el país asiático cerró las fronteras por el covid-19. A ese remanente se ha sumado el de la campaña de 2020, que tampoco encontró salida dada la situación y ahora ya se está empezando a obtener la lana de 2021.

Con esa situación, el precio ha caído un 84%, de 2,50 euros por kilo de lana merina en 2019 a unos 40 céntimos en 2020, de acuerdo a los datos de la asociación. Al menos la merina cotizó y fue recogida por la industria, algo que agradece Molina, porque «otras de peor calidad ni cotizaron».

Para este año calcula que puede haber un ligero repunte (hasta los 0,60 euros por kilo) pero, aun así, es un precio con el que el ganadero no saca rentabilidad alguna. Pero recuerda que el esquileo es una actividad necesaria para el saneamiento animal más allá del balance económico resultante.

Alfonso Suárez gestiona junto a otro socio la empresa Esquiladores Montaña de León y este año no han tenido problema para contar con medio centenar de esquiladores uruguayos, un escenario muy diferente a la situación vivida en 2020. De hecho, más de la mitad de esa cuadrilla ya ha venido, con su prueba PCR negativa correspondiente, y está esquilando por Zamora y León. Espera que los restantes trabajadores lleguen estos próximos días para completar una campaña que se suele prolongar hasta primeros de julio y en la que tienen previsto pelar cerca del millón de ovejas.

El gerente de la cooperativa Comercial Ovinos y miembro de la junta directiva de la Interprofesional del sector (Interovic), Marco Antonio Calderón, confirma que la campaña «va bien», en línea con las anteriores, e incluso avanzada, al no haber jornadas perdidas por lluvia. Detalla que los esquiladores extranjeros son contratados en origen por diferentes empresas y que es necesario traer de fuera a estos especialistas porque «en España es una labor que no se quiere».

Coincide con Molina en que al ganadero no le fue rentable pelar a sus ovejas en 2020, porque le ha costado más la esquila que los beneficios aportados por la lana, pero insiste en que hay que hacerlo «sí o sí por bienestar animal». Un cambio de rumbo porque, hasta 2020, a la venta de lana «se le ha ganado algo», precisa.