Un botín de cinco euros y una lata de cerveza

Josechu Guillamón
-

Imponen penas de hasta dos años y siete meses para las mujeres que robaron en una panadería

Los hechos tuvieron lugar en una panadería. - Foto: Patricia González

Dos mujeres reconocieron haber cometido un robo con violencia en una panadería, en el juicio que se celebró ayer contra ellas, en el Juzgado de lo Penal 1 de la capital.
Dicho reconocimiento se produjo después de que sus letrados, Ramón Bello Serrano y Antonio Núñez-Polo Abad, alcanzaran un acuerdo con la Fiscalía, por el cual lograron una reducción de sus penas.
En concreto, la acusada Y.F.N., que se enfrentaba a tres años y cinco meses de prisión y al pago de una multa de 3.600 euros, fue condenada a dos años, siete meses y 15 días de prisión por el robo y a pagar una multa de 1.080 euros por las lesiones que causó a la víctima. En cuanto a la acusada B.G.M., para la que el fiscal pedía dos años y medio de cárcel y una multa de 3.600 euros, fue sentenciada a 11 meses de prisión por el robo y 540 euros de multa por las lesiones. En este caso, la rebaja de pena fue mayor, puesto que se le aplicó la atenuante de drogadicción y de reparación del daño, ya que consignó 2.250 euros para abonar la indemnización a la víctima.
La confesión. Según confesaron las acusadas Y.F.N., con antecedentes por varios delitos, y B.G.M., también con antecedentes, sobre las 9,30 horas del 17 de marzo de 2019, actuando de común acuerdo, se introdujeron en una panadería de la ciudad de Albacete, y mientras Y.F.N. distraía la atención de la encargada, pidiéndole unos botes de cerveza, la acusada B.G.M. aprovechó para abrir la caja registradora y tratar de apoderarse del dinero que había en la misma. 
Cuando la encargada se percató del intento de sustracción, trató de impedir que B.G.M. se apoderara del dinero, forcejeando con la misma, aprovechando la acusada Y.F.N. para coger de la caja un billete de cinco euros.
Al tratar de impedir la trabajadora que las acusadas abandonaran la panadería, llevándose el dinero sustraído, recibió un empujón, en el curso del forcejeo mantenido con ambas,  que provocó que cayera al suelo, aprovechando las acusadas para salir de la panadería, con el billete de cinco euros y con un bote de cerveza.

MÁS INFORMACIÓN EN EDICIÓN IMPRESA