Prohibido por norma

M.D.M.
-

Distintas ordenanzas municipales recogen expresamente las multas por hechos como sentarse mal en un banco o tirar chicles

Imagen de archivo de una papelera de las que hay instaladas por la ciudad para depositar chicles. - Foto: José Miguel Esparcia

Hay gestos que pueden resultar habituales en el ‘paisaje’ de la ciudad y que, sin embargo, pueden acarrear a los vecinos sanciones que parten desde los 121 euros pero que pueden alcanzar incluso los 1.500 si se es reincidente. Por ejemplo, la Ordenanza Cívica de Albacete prohíbe acciones que se pueden ver más de una vez cada día en la ciudad como bajar la basura al contenedor fuera del horario establecido, arrojar un chicle a la calle, sentarse mal en un banco o ‘limpiar’ las migas que han quedado en el mantel tras la comida por la ventana.
Tampoco está permitido, por norma, tender la ropa hacia la calle, sí a un patio interior; o colocar macetas y otros objetos decorativos en un balcón sin que tengan la protección adecuada para evitar desprendimientos a la vía pública.
La Ordenanza Cívica de Albacete recoge, además, otras sanciones de muy distinta índole. Por ejemplo, se indica que no se pueden arrojar animales muertos ni a la calle ni a los contenedores de basura y, en relación con la ocupación del espacio público, se detalla que está prohibido instalar ‘puestos’ para videncia, tarot, masajes o tatuajes. Además, recuerda que no se permite la presencia de los llamados ‘gorrillas’, para ayudar al aparcamiento a cambio de dinero o que no se pueden ofrecer en las calles juegos que impliquen la apuesta de dinero.
La mendicidad tampoco está permitida por la ordenanza cívica y la normativa también detalla el hecho de que no se pueden exponer coches con carteles de se vende en las vías públicas de Albacete.
La práctica de acrobacias y juegos de habilidades con bicicletas, patines o monopatines fuera de las áreas destinadas a tal efecto también puede ser penalizada en base a la extensa Ordenanza Cívica, de la que suelen conocerse más las sanciones por botellón, ruido o el ofrecimiento de servicios sexuales en las calles de Albacete, pero que recoge cientos de posibles sanciones por las que la Policía Local puede multar a los ciudadanos a los que sorprenda realizando esas acciones.
(Más información en edición impresa).