Las claves del descenso del Fundación Albacete

Juan Carrizo
-

El conjunto manchego fue el más goleado y realizó una segunda vuelta para olvidar tras entrar en una espiral negativa en el mes de diciembre de la que no supo salir

Una alineación del Fundación Albacete durante la temporada. - Foto: José Miguel Esparcia

El Fundación consumó el pasado fin de semana su descenso a la nueva Primera B, algo que se veía venir tras la mala segunda vuelta realizada por el equipo entrenado por Carlos del Valle.
La victoria en la penúltima jornada frente al Espanyol, donde se tuvieron que marcar tres goles para poder ganar a un equipo sin nada en juego, mostrando una vez más esa facilidad para encajar que tanto daño ha hecho esta temporada, dio aire al equipo, que estaba obligado a ganar al Logroño en la última jornada para no depender de otros resultados.
El problema es que el Logroño también necesitaba un punto para no descender, mientras que los rivales del Fundación se medían a equipos sin nada en juego. El equipo volvió a mostrar su fragilidad defensiva y se consumó lo que se venía anunciando durante toda la segunda vuelta, en la que los números decayeron de forma alarmante tras una buena primera parte del campeonato.
Desde que comenzó 2019, el Fundación Albacete fue de derrota en derrota, se convirtió en el equipo más goleado de la categoría y no mostró, en ningún momento, capacidad de reacción. También desde el club se vio ningún movimiento para cambiar la dinámica negativa y el final fue, como no podía ser de otra manera, el triste descenso.

 

(Más información en la edición impresa)