El CB Villarrobledo, sin opciones en Alicante

Área11
-
Un jugador del Alicante entra a canasta ante la oposición de unn rival. - Foto: Lucentum

94
HLA Alicante
75
CB Villarrobledo
Finalizado
El equipo de Manuel Jiménez no pudo hacer nada en su visita a la cancha del líder.

Claudicó el CB Villarrobledo en su visita al Pedro Ferrándiz, donde le esperaba un HLA Alicante que fue mejor de principio a fin. Comandados por Schmidt y Conde, los locales se llevaron un triunfo con toda justicia porque no fue, ni de lejos, la mejor noche de los de Manuel Jiménez, al que se le escapó el basket-average respecto a los lucentinos y, sobre todo, una buena oportunidad de lograr ya la clasificación matemática para la segunda fase.

Comenzó el encuentro igualado, con intercambio de golpes y un conjunto, el roblense, que parecía plantar cara a un físico rival que no tardó mucho en remontar la desventaja (7-11) que indicaba el marcador tras seis minutos. Un parcial de 9-0 puso contra las cuerdas a los troyanos, que a partir de ahí sufrieron ante el acoso constante de los alicantinos, que fueron escapándose poco a poco gracias, entre otras cosas, al acierto de Schmidt —pletórico no sólo en la primera mitad— y de Conde.
Y es que el Lucentum daba la impresión de tener tomada la medida a los de Júnior. La distancia entre ambos se iba ampliando con un HLA que terminó la primera mitad anotando 7 de 12 triples (58%) mientras que el Villarrobledo siguió pagando caro su negación en el tiro exterior. Con 40-22 pidió tiempo el técnico rojiblanco, que vislumbró un amago de reacción (43-32 a un minuto y medio del intermedio) pero que se fue al traste con un triple de Schmidt, un tiro libre de Galán y, sobre todo, otro fantástico lanzamiento de tres sobre la bocina de Pitts que levantó a la hinchada de sus asientos.
Los plomos se le fundieron definitivamente al CBV tras el paso por los vestuarios. Ni Turi Fernández, que ofreció un buen rendimiento en el primer periodo, pudo evitar el desastre. Los pupilos de Pedro Rivero encontraban muchas facilidades bajo aro y, para más inri, Schmidt proseguía con su idilio con los triples. Al término del tercer cuarto con un contundente 77-50 que convertía el definitivo en un trámite donde el milagro visitante no se obró. Y es que los últimos diez minutos se le hicieron largos a los villarrobledenses, cuya principal misión fue evitar que el Lucentum continuara con su festival y, a ser posible, maquillar el abultado resultado. Pero la escuadra lucentina siguió con su inercia anotadora y el partido terminó finalizando con un abultado 94-75.