El Ana Soto se sube a la bici

M.M.B.
-

Cada mañana, más de 200 escolares acuden a este colegio público en bicicleta o patinete. Ahora claman para que les hagan un carril bici

Un niño estaciona su bicicleta en el patio del colegio. - Foto: Rubén Serrallé

El colegio Ana Soto invitó a sus maestros y alumnos a acudir a clase a pie, en bicicleta o en patín. El empeño era favorecer desplazamientos saludables y evitar que los chicos llegaran al colegio en coche aún medio durmiendo. Su ambición última sería que bicis, patines y peatones, ganasen el terreno a los más de 200 vehículos que a diario colapsan la avenida del Teatro, subiéndose incluso sobre las aceras, y conseguir que este acceso fuese peatonal.
Todavía no lo han conseguido, pero en ello están. En octubre lanzaron el reto y colocaron un marcador de bicicletas y patinetes en el hall, uno de los más grandes de la ciudad, con 900 alumnos matriculados. 
El primer día registraron la llegada de tres alumnos sobre ruedas, desde entonces el número de escolares que llegan a clase dándole al pedal y, sobre todo, empujando su patín, no ha parado de crecer. Incluso en los días de lluvia. El 10 de mayo batieron su último récord, 201 patines y bicicletas había en el patio.
Mes tras mes, el número de escolares que acuden a clase sobre ruedas a ido en aumento. En octubre y noviembre, la media diaria fue de unos 35 bicis y patines; en diciembre subieron a 49 y ya en enero el promedio diario se situó en 71. En marzo y abril dieron el salto, hasta registrar unos 150 vehículos con ruedas aparcados en el patio. Otros muchos escolares utilizan este medio de transporte para ir a clase, aunque luego no lo dejan en el cole, sus padres se lo llevan de nuevo a casa para evitar pérdidas, aunque cada vehículo está matriculado.
(Más información en edición impresa)