'Gran Selección' cumple tres décadas

A.G
-

El vicepresidente regional, José Luis Martínez Guijarro, presidió la entrega de los premios 'Gran Selección', en la que emplazó al sector «a trabajar de la mano» ante retos como «el proteccionismo»

José Luis Martínez Guijarro despide el acto de entrega, ante la mirada de los premiados. - Foto: José Miguel Esparcia

GALERÍA

Premios Gran Selección 2019

El reconocimiento de Castilla-La Mancha a la excelencia en la producción agroalimentaria tuvo ayer como escenario el Teatro Circo de Albacete. Ese espacio emblemático fue el lugar elegido por el Gobierno regional para entregar los galardones de la trigésima edición de los premios Gran Selección. 
Por tanto, para entregar «los premios más antiguos de Castilla-La Mancha» se optó por la ciudad más poblada de la región, según destacó el consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Martínez Arroyo, en una gala en que se hizo especial hincapié en la evolución del sector agroalimentario regional a lo largo de esas tres décadas de la convocatoria. Como recordó la presentadora, Raquel Cortijo, desde entonces se «ha llegado a mercados que parecían impensables hace 30 años»  y las figuras de calidad diferenciada de los productos castellano-manchegos han pasado de cinco a 47. 
Presidió el acto el vicepresidente del Ejecutivo autonómico, José Luis Martínez Guijarro, quien lideró una amplia representación institucional que también contó, entre otros, con el delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha, Francisco Tierraseca; el presidente de la Diputación Provincial, Santiago Cabañero, o el alcalde de Albacete, Vicente Casañ.
Martínez Guijarro aprovechó su intervención final para anunciar la intención del Gobierno regional de poner en marcha en 2020 «una marca paraguas» que aglutine a todos los productos castellano-manchegos con esos reconocimientos de calidad diferenciada, figuras que además «queremos ampliar». Esa etiqueta, según el vicepresidente, facilitará las labores de promoción y comercialización, «aprovechando sinergias y marcas consolidadas», para lo que solicitó la colaboración de los empresarios en el etiquetado de sus productos.
Además, el representante del Ejecutivo autonómico hizo un repaso por la situación y próximos retos del sector, «uno de los pilares de la economía regional, que tenemos que cuidar y apoyar». En ese sentido, emplazó a productores y organizaciones agrarias a «seguir trabajando de la mano contra los vientos de proteccionismo». Se refería a problemas para la exportación como los aranceles planteados por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, o el incierto Brexit, pero también quiso acordarse de «buenas noticias» como el acuerdo entre la Unión Europea y China para proteger en el país asiático 100 denominaciones de origen europeas, entre las que se incluyeron el queso manchego y los vinos de DO La Mancha y DO Valdepeñas.
En otros frentes, Martínez Guijarro se congratuló de tener unanimidad en las Cortes regionales para «defender los intereses de Castilla-La Mancha en materia de agua ante cualquier otro» y se acordó también «del reto de la nueva PAC». En esa negociación, aseguró que se hará «un esfuerzo especial para mantener los fondos», tanto de ayudas directas a agricultores y ganaderos como en las políticas de desarrollo rural, «fundamentales para la industria agroalimentaria y en la lucha contra el despoblamiento», según el vicepresidente.