La Junta estudiará opciones para abrir las residencias «paralizadas»

Redacción
-

La consejera de Bienestar Social, Aurelia Sánchez, se reunió con los alcaldes de Vianos, El Ballestero, Lezuza y Molinicos para conocer la situación de los centros de esos municipios

Aurelia Sánchez (centro), junto a varios alcaldes de la sierra y otros representantes de la Junta. - Foto: JCCM

La consejera de Bienestar Social de Castilla-La Mancha, Aurelia Sánchez, calificó de «imprescindibles y necesarias» las residencias de mayores y centros de día, que deben existir en comarcas y zonas rurales de la comunidad autónoma.
Sánchez realizó estas declaraciones tras la reunión mantenida en Vianos con los alcaldes de esa localidad, El Ballestero, Lezuza y Molinicos, municipios de la sierra donde hay residencias «construidas, equipadas y preparadas», según indicó, y que sin embargo, están paralizadas y sin ofrecer sus servicios a estas poblaciones.
Las residencias de Vianos, El Ballestero y Lezuza, cuentan con 16 plazas para mayores dependientes en cada localidad, y 10 plazas más, respectivamente, en sus centros de día o estancias diurnas.
Por su parte, la residencia de Molinicos es algo mayor, con 20 plazas para mayores y otras 10 en su centro de día.
Según explicó  Sánchez, el compromiso de la Consejería de Bienestar Social es trabajar para lograr revitalizar toda la atención que los mayores y dependientes necesitan de la Administración regional, especialmente en zonas rurales, como es el caso de la comarca de la Sierra de Alcaraz y Campo de Montiel.
Este encuentro se desarrolló en el Ayuntamiento de Vianos con la presencia del alcalde de esta localidad, Francisco José Torres; el alcalde de El Ballestero, Daniel Martínez; el alcalde de Lezuza, Alfonso Avendaño; la alcaldesa de Molinicos, María Dolores Serrano, y el delegado de la Junta de Comunidades en Albacete, Pedro Antonio Ruiz Santos.
Todos los alcaldes trasladaron al Gobierno regional, la importancia de abrir estas residencias y centros de día, en municipios con altos índices de envejecimiento, que necesitan impulsos para su desarrollo económico y social. Además, de esta manera, se evitarían desplazamientos de muchos mayores que acuden a las residencias de Albacete, Villarrobledo, Hellín, Riopar, Balazote o Yeste.