Ramis afronta el próximo partido bajo mínimos

Juan Carrizo
-

El técnico del Albacete sólo tiene 15 jugadores de la primera plantilla, más Manu Fuster, por las bajas de Gorosito, Barri, Caro, Kecojevic y Manaj

Silvestre, una buena opción para el centro de la defensa, trata de regatear a un jugador del Lugo. - Foto: José Miguel Esparcia

En el momento que se ha producido una pequeña acumulación de bajas, el Albacete se ha quedado en cuatro para la siguiente jornada. Lo corta de la plantilla manchega, con evidentes carencias en distintas posiciones, hace que el técnico vaya a tener que improvisar de cara al partido que el sábado a las 21 horas disputará nada menos que en La Romareda ante el Real Zaragoza.
Un difícil compromiso en un campo tremendamente complicado, donde el conjunto manchego solo pudo sumar un punto en sus seis últimas visitas.
El gran problema para Ramis está en la defensa. El técnico sólo puede contar con un central, Álvaro Arroyo. Gorosito lleva lesionado desde que comenzó la temporada, una situación muy similar a la ya vivida con el central argentino la pasada campaña, en la que sólo pudo disputar 10 partidos. Esta campaña ha jugado tres y no se espera su recuperación hasta las primeras semanas de 2020, según dijo Luis Miguel Ramis.
Caro sufrió una rotura fibrilar en un entrenamiento de la pasada semana, así que se prevén varias semanas de baja, y Kecojevic vio frente al Lugo su quinta cartulina amarilla, así que habrá sanción y tampoco estará en Zaragoza.
Además, uno de los recursos ya utilizado alguna vez por Ramis, Diego Barri, también tiene una lesión muscular y no se espera su recuperación, toda vez que ni tan siquiera ha empezado a trabajar con el grupo. Tampoco puede el técnico mirar para los lados, porque en los laterales se reza cada semana para que no haya problemas ya que en la plantilla no hay relevo ni para el lateral derecho, ni para el izquierdo.

 

(Más información en la edición impresa)