Condenan al acusado de abusar de la nieta de su pareja

J.G.
-

La pena impuesta es de un año y medio de cárcel, pero no la cumplirá si no delinque en dos años, paga una indemnización de 10.000 euros y no delinque en un plazo de dos años

El Juzgado de lo Penal 1 ha condenado a un hombre a un año y medio de prisión por abusar sexualmente de la nieta de su pareja sentimental. Sin embargo, evitará la cárcel si abona 10.000 euros de indemnización a la víctima y no comete ningún delito en un plazo de  dos años, ya que carece de antecedentes penales, con lo que cumple los requisitos necesarios para que se suspenda la pena.
En el juicio, el letrado de la acusación particular, Manuel Marchena solicitó una pena de tres años de prisión, mientras que la defensa  pidió la libre absolución de su representado. En la misma vista, también se consultó al representante legal de la víctima si estarían de acuerdo con la suspensión de la pena del procesado, a lo que el abogado se negó, algo que parece que no se ha tenido en cuenta a la hora de dictar la sentencia.
Según la citada sentencia, el acusado, que en la actualidad tiene 76 años de edad, sobre las 22 horas del día 28 de marzo de 2015, se encontraba en el domicilio de la que era su pareja y abuela de la víctima, ubicado en la localidad de Hellín. El acusado aprovechó que la abuela de la denunciante se había subido a hacer las camas y les había dejado solos, para decirle «que se tomaban la píldora las mujeres que estaban con él para que pudiera correrse dentro», para seguidamente ponerle la mano en el muslo y tocarle los pechos.
La abuela bajo nuevamente con el acusado y su nieta, de 16 años de edad, pero finalmente la abuela se subió a dormir dejando al acusado nuevamente a solas con la denunciante, la cual se fue a la cocina para evitar nuevos episodios.
Sin embargo, el acusado fue tras ella y mientras la agarraba del brazo, el acusado aprovechó para decirle que «iba a subir a follarse a su abuela y que se correría pensando en ella», solicitando un beso de la chica. Ante la negativa de la menor, el acusado le tocó nuevamente los pechos. Para evitar nuevos tocamientos del acusado, la joven se encerró en el baño a esperar a que llegaran sus padres.

MÁS INFORMACIÓN EN EDICIÓN IMPRESA