Sillones Vitales

T.R
-

Por iniciativa de la Asociación Yo me pido vida, las habitaciones de aislamiento que tiene el Hospital en la sexta planta ya cuentan con cuatro sofás-cama que mejoran el confort durante la estancia hospitalaria

Jesús Valcárcel y María Carrilero, presidenta de Yo me pido vida (segunda por la izquierda) junto a hematólogos del CHUA, en el sofá. - Foto: YMPV

La asociación  Yo me pido vida, que nació a raíz de la leucemia que sufrió su presidenta  María Carrilero, y que contagió a muchos albacetenses el deseo de ser donantes de médula ósea, triplicando las tasas de donación en la provincia de Albacete, sigue trabajando de forma muy activa, tanto para mejorar el confort de los pacientes, como para inyectar fondos a la investigación y con ello ofrecer una alternativa de curación a pacientes hematológicos que puedan verse en la misma situación que la fundadora de este movimiento.
La última hazaña de esta asociación que por fin se ha visto materializada tras el sueño que sus integrantes empezaron a forjar en enero ha consistido en donar cuatro sofás-cama en las cuatro habitaciones de aislamiento para pacientes oncohematológicos que el Hospital tiene en la sexta planta. Una iniciativa para la que Yo me pido vida ha contado con dos aliados fundamentales: la dirección del Complejo Hospitalario Universitario de Albacete y El Corte Inglés de Albacete, que han posibilitado esta donación.
Tradicionalmente estas habitaciones de aislamiento, donde muchos pacientes llegan a pasar muchos meses aislados, se componían de una cama para el enfermo y un sillón reclinable para el acompañante. Ahora con la instalación de estos cuatro sofás-cama la calidad de vida y el estado de ánimo de todos los pacientes que deban ser hospitalizados en estas habitaciones mejorará notablemente, al igual que el confort y la estancia de los familiares que les acompañan en este proceso.
Asimismo, la Asociación Yo me pido vida, que el año pasado donó 24.000 euros para una investigación del Hospital La Fe de Valencia, donde trataron a María Carrilero,  este año ha decidido entregar lo recaudado de diferentes actividades benéficas al Servicio de Hematología del Hospital General de Albacete, con la entrega de un cheque, de 10.000 euros, lo que ha posibilitado la puesta en marcha de una unidad de investigación para la realización de ensayos clínicos que permitan tratar a pacientes oncohematológicos que no responden a tratamientos estándar. 
(Más información en edición impresa)