Sólo 11 municipios tuvieron un ganador distinto al del 28-A

P.J.G
-

El PSOE cedió en detrimento del Partido Popular en seis localidades y en una a favor de Vox, mientras que cuatro feudos 'populares' pasaron a a registrar una victoria socialista

Fotografía de votantes en un colegio de la capital. - Foto: V.F.

Las urnas dictaron sentencia el domingo y decidieron que el PSOE fuese nuevamente el partido ganador en la provincia de Albacete, con 69.589 votos, el 32,57% del total, aunque con unos 5.000 apoyos menos que el 28-A, cuando contabilizó 74.767 sufragios, mientras que el Partido Popular mantuvo su segunda posición, con 58.616 votantes, un 27,44% del total y 7.000 más que en los comicios de abril.
Estas variaciones en los votos obtenidos por las principales formaciones fueron las que propiciaron  que en algunos municipios sí cambiase el partido ganador, aunque sólo fue en 11 de los 87 albacetenses, lo que supone un 12,6% del total, ya que tras las Elecciones Generales de abril, el PSOE se impuso en 75 localidades de la provincia y el PP lo hizo en las 12 restantes, mientras que el pasado domingo los socialistas se impusieron en 71 municipios, con un descenso de cuatro, los ‘populares’ en 15, con un aumento de tres, y Vox en uno, rompiendo así el bipartidismo provincial.
El Partido Socialista vio cómo en siete municipios donde logró la victoria el 28-A el 10-N se le escapaba; en concreto se trata de Abengibre, Alborea, Ayna, Caudete, Corral Rubio y La Roda, municipios en los que fue superado por el Partido Popular, y Balsa de Ves, donde se impuso Vox. Por contra, el Partido Popular perdió cuatro de sus feudos de abril, Alcadozo, Mahora, Munera y La Recueja en favor del Partido Socialista.
A nivel de formaciones políticos, los ya citados PSOE y PP, con el descenso de uno y la subida del otro, respectivamente, mantuvieron las dos primeras posiciones como formaciones más votadas, pero el gran cambio se produjo en el tercer puesto, al que se aupó Vox, con 44.237 papeletas contabilizadas, el 20,71% y casi 11.000 apoyos más que en los anteriores comicios. Este notable aumento de la formación de Santiago Abascal contrastó en la provincia albacetense con el gran retroceso de Ciudadanos que, con 15.892 votos, bajó de la tercera a la quinta posición y perdió casi 28.000 apoyos por los que se le escapó el sillón del Congreso logrado en los anteriores comicios. Unidas Podemos subió un puesto y, con 20.644 votos, quedó en cuarta posición, aunque también perdió un buen número de votos respecto a los anteriores comicios, unos 4.000. El resto de formaciones que concurrieron también perdieron apoyos respecto al mes de abril, ya que pasaron de 3.469 a 2.849.