Disminuye la siniestralidad vial en 2018

EFE
-

Tras cuatro años de subida el año terminó con 24 fallecidos menos que el anterior pero deja un 45 por ciento más de atropellos mortales

2018 rompió la tendencia y, tras cuatro años de subida de la siniestralidad vial, cerró con 1.806 fallecidos en las carreteras interurbanas y en ciudad, 24 menos que un año antes, según el balance definitivo de accidentes, que arroja un incremento del 45 por ciento de los atropellos mortales.
Un balance que el director general de Tráfico, Pere Navarro, ha presentado este lunes en rueda de prensa, que contabiliza el número de muertes en los 30 días posteriores al siniestro y que concluye que hubo una media de cinco fallecidos al día.
Según los datos de la DGT, el año pasado se registró un notable incremento de los atropellos mortales en las vías interurbanas, con 149 peatones fallecidos frente a los 103 de un año antes. En las ciudades, sin embargo, bajaron en 11 hasta los 237.

Disminuye la siniestralidad vial en 2018
Disminuye la siniestralidad vial en 2018 - Foto: Eduardo Parra Europa Press
Precisamente, los usuarios vulnerables (peatones, ciclistas y motociclistas) representan ya el 48 por ciento del total de fallecidos en accidentes, un 2 por ciento más que en 2017.
De todos modos, en el caso de los ciclistas los datos son más positivos que en los otros dos colectivos, ya que murieron 58 (43 en carretera y 15 en ciudad), lo que supone 20 menos que en 2017.
El Observatorio de la Seguridad Vial de la DGT ha recogido los datos de las ciudades y de los hospitales para poder elaborar el informe definitivo del año con unos datos que, según Navarro, ayudan a la toma de decisiones en esta materia.
Así, en 2018 se produjeron un total de 102.299 accidentes con víctimas, en los que murieron 1.806 personas (un 1,3 por ciento menos) y 138.609 resultaron heridas, de las que 8.935 precisaron hospitalización (25 al día).
Este descenso, el primero en cuatro años, se produjo en un año en el que los desplazamientos de largo recorrido aumentaron un 1,9 por ciento y alcanzaron los 416,4 millones. Además, las matriculaciones subieron un 7 por ciento hasta un parque de 35.188.690 vehículos.
También aumentó la obtención de permisos de conducir, en concreto un 23 por ciento, pero esto se debió al retraso que provocó la huelga de examinadores.
Navarro ha explicado que el descenso final de la siniestralidad en 2018 se debió a los mejores datos del segundo semestre, después del cambio de Gobierno, lo que "no quiere decir que fuera por ese cambio" en el Ejecutivo. Algo pudo tener que ver la reducción del límite de velocidad a 90 km/h, ha apuntado.
De todos modos, ha confiado en que los datos del año pasado puedan indicar un cambio de tendencia, pero será el verano el que "dará la pauta", ha añadido Navarro, quien ha recordado que el año más negro fue 1989, cuando se superaron los 9.000 fallecidos, es decir, 25 al día, y el de menor siniestralidad fue 2013, con 1.680 muertos.
España cuenta con una estrategia de seguridad vial hasta 2020, un año con un objetivo a alcanzar: 37 fallecidos por millón de habitantes.
Actualmente, la tasa es de 39 por millón, igual que la de Alemania y más baja que las de Bélgica, Francia o Italia, pero más alta que las de Reino Unido, Dinamarca, Irlanda, Suecia y Países Bajos. La media europea es de 49 por millón.
Del análisis de los datos se deduce que el 63 por ciento de los accidentes con víctimas se produce en ciudad, pero es en las vías interurbanas donde se contabiliza el mayor porcentaje de fallecidos (un 73 por ciento).
En las ciudades murieron 489 personas (por primera vez la cifra baja de 500), pero la mitad de los heridos graves de 2018 se produjeron en sus calles.

 

El descenso se concentró en las ciudades de menos de 500.000 habitantes

Según Tráfico, el descenso se concentró en las ciudades de menos de 500.000 habitantes, mientras que la siniestralidad subió en Madrid y en Barcelona.
Navarro ha explicado asimismo que los usuarios vulnerables representan el 82 por ciento de los fallecidos en ciudad (237 peatones, 15 ciclistas y 145 motoristas).
Por tipo de vía interurbana, aumentaron un 5% los fallecidos en autopista o autovía (323, es decir, 15 más), y bajaron un 2 por ciento en las convencionales (994, 19 menos).
En estas carreteras es la salida de vía la causa que provoca el mayor porcentaje de accidentes, con un 38 por ciento, por delante del choque frontal (27 por ciento) y del frontolateral (16 por ciento).
Navarro ha mostrado su preocupación por las cifras de fallecidos en la franja de edad de más de 65 años, con 496 muertos, es decir, 31 más. Pese a que representan el 19 por ciento de la población, concentran el 27 por ciento de las víctimas mortales. Además, el 60 por ciento de los fallecidos eran conductores.
Las distracciones se consolidan como primer factor concurrente en los accidentes, con el 32 por ciento; por delante de la velocidad, con el 22% (ha bajado 7 puntos respecto a 2017) y el alcohol y las drogas, con el 21por ciento (5 puntos menos).
Andalucía, Baleares, Castilla-La Mancha, Extremadura, Madrid, Murcia, La Rioja y País Vasco son las comunidades que redujeron el número de fallecidos. En el resto aumentó.
"En seguridad vial no hay que buscar culpables, sino soluciones", ha enfatizado Navarro, quien ha dado las gracias a los conductores y a la sociedad civil por "sus mil y una iniciativas".
Y ha concluido: "2019 lo estamos escribiendo y de todos nosotros dependerán los resultados".