Padres y profesores piden la mejora energética de colegios

M.D.M.
-
Padres y profesores piden la mejora energética de colegios - Foto: Rubén Serrallé

Consideran que la circular de la Consejería que permite a los colegios cambiar el horario lectivo por el calor es «un parche» que no soluciona el problema

La Consejería de Educación anunció que, en estos días, remitirá de nuevo a los colegios e institutos de toda la región la circular que permite a los directores tomar las medidas extraordinarias que consideren cuando los edificios superen los 30 grados de temperatura.
Esa orden, que se elaboró en 2017 y se ha activado cada junio desde entonces, plantea la posibilidad de que los centros puedan hacer cambios en el horario lectivo, les insta a hacer actividades de grupo «más amables» para que el calor sea más llevadero e incluso recoge que los padres puedan decidir no llevar a sus hijos a clase.
Padres y profesores entienden que las medidas de Educación son «insuficientes» y que se trata de «un parche». Así se pronunciaron ayer, en declaraciones a este diario, tanto la presidenta de la Federación de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (FAPA) María Moliner, Rosario Pérez, como el presidente del sindicato de docentes ANPE Albacete, Martín Navarro.
Ambos coincidían también en que la «única solución» pasa por mejorar la eficiencia energética de los centros educativos y que esto requiere «planificación». «Además, tienen que involucrarse también los ayuntamientos», recordaba Martín Navarro. Y tanto Pérez como Navarro indicaron que son medidas que deben planificarse con tiempo porque «Educación no puede limitarse a mandar la circular cuando ya estamos en junio y el calor empieza a ser insoportable».
Martín Navarro advertía de que «en muchos casos estamos hablando de niños muy pequeños, que son un colectivo sensible y de riesgo por el calor, y que están en aulas con más de 30 grados, cuando la ley de seguridad laboral indica que, como mucho, deben ser 27 grados». Y ponía sobre la mesa otro problema añadido que se dará este verano. Al haber oposiciones a maestro, «los opositores, durante el mes de julio, van a tener que estar haciendo los exámenes con un calor que no permite concentrarse con la importancia que tiene la prueba».

(Más información en la edición impresa).