La Junta comienza a echar cuentas para el año que viene

C.S.Rubio
-
La Junta comienza a echar cuentas para el año que viene - Foto: David Pérez

La Consejería de Hacienda remitirá en unos días las instrucciones para la elaboración del anteproyecto de ley de presupuestos de la Junta de Comunidades para 2020. El objetivo es que entre en las Cortes antes del 1 de octubre


El Consejo de Gobierno de Castilla-La Mancha arranca la legislatura echando cuentas. Tras cuatro años marcados por los sobresaltos presupuestarios -en 2017 se tramitaron tres proyectos diferentes-, la mayoría absoluta actual le permite ahora al equipo de García-Page mirar incluso a años vista.
Tal y como confirmó  la nueva portavoz del Gobierno regional, Blanca Fernández, la Consejería de Hacienda publicará «en los próximos días» las instrucciones para la elaboración del anteproyecto de ley de presupuestos de la Junta de Comunidades para 2020. El objetivo es cumplir con los plazos legales. Es decir, que el texto entre en las Cortes regionales antes del 1 de octubre y esté listo y aprobado a finales de diciembre.
Esta vez no se esperan retrasos -tal y como viene siendo habitual en los últimos años-, a pesar de que este ejercicio tampoco parece haber un horizonte presupuestario nacional a la vista y, por tanto, la Junta no sabe a día de hoy la cantidad exacta que recibirá del Estado en 2020. Una circunstancia que en otras ocasiones ha provocado la no elaboración de unos presupuestos regionales (sin ir más lejos los de este año), pero que ahora, con la «tranquilidad» que da la mayoría absoluta, sí permitirá a Castilla-La Mancha redactar unas cuentas «desde la prudencia», como insistió en varias ocasiones Fernández en su estreno como portavoz gubernamental.
Pero, además, el nuevo Ejecutivo autonómico también estuvo perfilando ayer el que quiere que sea su marco presupuestario para la presente legislatura.
El primer objetivo básico a cumplir es, en palabras de Fernández, el de la «cohesión y la justicia social». O lo que es lo mismo, el acceso en condiciones de igualdad a los recursos y a los servicios públicos, «con independencia de donde se viva» y del dinero que se tenga en el bolsillo.
Asimismo, las cuentas regionales también deberán favorecer la competitividad y mantener la actual situación de sostenibilidad económica, ya que «no nos podemos permitir endeudarnos más de la cuenta».
Como apuntó la portavoz, «Castilla-La Mancha es una región que genera confianza y queremos seguir construyendo y reconstruyendo esta tierra al mismo tiempo que afrontamos un cambio de modelo productivo», cuyos primeros esbozos se verán «en septiembre».
Aquí Fernández lanzó un mensaje a la oposición parlamentaria -PP y Ciudadanos-, confiando en «que se sumen esta legislatura al trabajo del Gobierno». Un Ejecutivo que «desde el minuto uno» les «tiende la mano» de cara al debate de los presupuestos 2020 en las Cortes regionales, para que este sea «constructivo» y no «el circo de siempre».
Sin calendario. Con todo, aún es pronto para hablar del calendario de reuniones con la oposición. Como explicó Fernández, aún no se ha cerrado ninguna fecha para el anunciado encuentro entre el presidente regional, Emiliano García-Page, y el líder del PP, Paco Núñez. Un encuentro en el que se pondrá sobre la mesa la necesidad de llegar a un acuerdo regional para la reforma del Estatuto de Autonomía y en materias tan sensibles como la financiación autonómica y el agua.