Hacienda recurre a crédito a corto plazo por 768 millones

L.G.E.
-

El consejero de Hacienda cuenta que eso «garantiza una liquidez importante para los próximos meses». Ruiz Molina añade que cuenta con más dinero de la actualización de entregas a cuentas, de la liquidación de 2018 y de los Feder

Hacienda recurre a crédito a corto plazo por 768 millones - Foto: CARMEN TOLDOS

La última vez que Juan Alfonso Ruiz Molina había entrado en una Comisión de las Cortes había sido para presentar sus Presupuestos de 2020, los primeros que el consejero de Hacienda había podido diseñar sin estar pendiente de los votos de Podemos. Pero esas cuentas que la mayoría absoluta del PSOE cuadró, ahora las ha descuadrado el coronavirus. Ayer Ruiz Molina volvió a las Cortes para informar de que ya está aplicando el tratamiento para que la Junta aguante presupuestariamente el envite del Covid-19.
Explicó que se han considerado como «créditos ampliables» aquellos relacionados con las partidas que se necesitaban para afrontar esta crisis sanitaria. Y aunque las necesidades han cambiado mucho desde el 1 de enero, apuesta por funcionar a base de modificaciones presupuestarias. Lo ve mucho más práctico que rehacer por completo los presupuestos de 2020, algo que le pidió el diputado del PP Miguel Ángel Rodríguez para que las cuentas regionales «no parezcan un queso gruyère parcheado». El consejero apuntó que rehacer los presupuestos implica mínimo tres meses y ve «más sencillo que nos pongamos de acuerdo en las partidas presupuestarias que tenemos que reforzar».
Pero no solo se trata de que las cuentas tengan acomodo en la normativa presupuestaria, sino que también hace falta que haya dinero. El consejero señaló que han recurrido a la contratación de «polizas de crédito» de forma que han conseguido un colchón de financiación de 768 millones de euros «a corto plazo». Contó que eso «garantiza una liquidez importante para los próximos meses».
Además avanzó que cuenta con más dinero por parte del Estado que el año pasado en cuanto a financiación autonómica hasta llegar a casi 5.400 millones. Calcula que es un incremento del 6,79%. Por un lado, se ha beneficiado de la actualización de entregas a cuenta que hasta la fecha seguían rigiendo por el presupuesto prorrogado del Gobierno de España. Esa actualización es de 140 millones de euros más y ya la ha cobrado entre marzo y abril. Ruiz Molina explicó que si cada mes recibe aproximadamente 400 millones de las entregas a cuenta del Estado, en marzo percibió 70 millones más y en abril otros 70.
Pero además le sale positiva la liquidación del ejercicio 2018 con el Estado. Hay que recordar que el Gobierno de España da el dinero a las autonomías en función de lo que se prevé ingresar por impuestos y que luego se hacen cuentas a posteriori para ajustarlo a lo que se recaudó. Ese ajuste de 2018 supone casi 325 millones más para Castilla-La Mancha. Y aunque se suele hacer ese pago en julio, Ruiz Molina contó que han conseguido que el Ministerio les dé un anticipo de la mitad, de 170 millones.
También el consejero puede rascar de los fondos estructurales Feder de Europa, ya que se permite imputar a este programa parte del gasto generado por la pandemia, «que será subvencionado al 100% y no al 80%, como suele ser habitual». Ruiz Molina aseguró que ya están «preparando todos los documentos necesarios» para beneficiarse de estos fondos europeos.
Además reconoció que a Castilla-La Mancha le benefician los criterios de reparto que propone el Ministerio para  distribuir los 16.000 millones de euros que el Estado dará a las comunidades autónomas. El hecho de que prime más el número de contagiados u hospitalizados hace que la región pueda contar con alrededor de 600 millones de los 11.000 para los que ya hay propuestos esos criterios de reparto.
Fraccionamiento y aplazamiento de deuda tributaria. El consejero también avanzó en las Cortes que van a tomar medidas para aliviar determinadas cargas tributarias. Por ejemplo, señaló que están preparando una orden que permitirá el fraccionamiento y el aplazamiento de la deuda tributaria, elevando a su vez el límite de dinero para acogerse a estas medidas. Ruiz Molina recordó que en estos momentos hay en vigor un aplazamiento de un mes a partir de la finalización del Estado de Alarma del pago de tributos propios y cedidos relativos a Donaciones y Sucesiones, Actos Jurídicos Documentados y Juego. El consejero calcula que son 73 millones de euros que están dejando de cobrar las arcas públicas.
El PPquiere que vaya más allá y el diputado Miguel Ángel Rodríguez le propone que exima de los  Impuestos de Sucesiones y Donaciones así como los de Actos Jurídicos Documentados para las transmisiones mortis causa cuando el fallecimiento se deba al coronavirus. También le plantea deducciones y bonificaciones al IRPF. «Estamos siendo prudentes», le comentó, «no es una bajada generalizada de impuestos».