Belenistas conquenses ponen en cuarentena el 'belén de Colau

Leo Cortijo
-

Félix Soriano y Carlos Peñuelas sostienen que el nacimiento instalado en Bacerlona se aleja por completo de la idea de pesebre tradicional y por eso defienden que «se puede llamar de cualquier otra manera, pero no belén»

Belenistas conquenses ponen en cuarentena el ‘belén de Colau

¡Se armó al belén! O, mejor dicho, se volvió a armar, pues ya llueve sobre mojado... El Ayuntamiento de Barcelona, con Ada Colau a la cabeza, ha invertido casi 100.000 euros en un nacimiento bastante peculiar, que responde más bien a una instalación artística conceptual y no a un belén tradicional. La escenógrafa Paula Bosch, madre de la ‘criatura’, se ha inspirado en los preparativos de las navidades de su infancia, cuando sacaban del desván las cajas que contenían las figuras y los adornos. El pesebre se compone de habitáculos de diferentes formas y tamaños y en ellos se encuentran desde el Niño Jesús, San José y la Virgen María hasta una vajilla, juguetes, polvorones o tupper con comida.
El singular belén no ha caído en saco roto y a nadie ha dejado indiferente. Desde un prisma o desde otro, todo el mundo tiene una opinión, incluidos los belenistas conquenses, más próximos al estilo tradicional. Un maestro en esta disciplina, Félix Soriano, parte de la base de que «eso no es un belén, sino otra cosa... se le puede llamar, por ejemplo, decoración navideña». Es más, defiende que los belenistas tradicionales «nos sentimos ofendidos y más por la cantidad de dinero que ha costado». Soriano lo tilda de «penoso» y argumenta que «para montar algo así, mejor no haber hecho nada».
Otro belenista conquense, Carlos Peñuelas, afirma por su parte que «cada uno tiene su estilo y su forma de montar un nacimiento, pero llamarlo belén... es más una exposición de figuras que un belén tradicional».