El filial cambia el rumbo a base de coherencia

Juan Carrizo
-

La llegada de un par de fichajes, volver a entrenar por las tardes y jugar en el campo de césped natural han sido claves para salir del descenso

Javi Verdú corre detrás de Castillo para celebrar un gol el pasado fin de semana. - Foto: Víctor Fernández Molina

El Atlético Albacete ha dado un evidente cambio de rumbo que lo ha llevado a salir de la zona de descenso. El equipo ahora entrenado por Mario Simón ocupa la 16º plaza de la tabla tras sumar 10 puntos de los últimos 15 disputados.
Pero más allá de los nuevos conceptos de juego y la mano que haya podido tener Simón en la evidente mejoría del equipo, son varios los detalles significativos que han cambiado y hay colaborado en gran medida a que el filial haya cogido la dirección correcta tras un mal inicio de temporada.
Las condiciones de trabajo que tenía Fran Noguerol no eran las adecuadas. El equipo tenía que entrenar por las mañanas, al mismo tiempo que el primer equipo. Dado lo corto de la plantilla de Ramis, varios jugador del filial trabajaban con la primera plantilla y el filial, como no podía echar mano de los juveniles, que entrenan por la tarde pues por la mañana suelen estar la mayoría estudiando, pues los entrenamientos se realizaban, a veces, con apenas 10 o 12 jugadores. Se relegó, por las circunstancias, a jugar en el campo de césped artificial, que además con reducidas dimensiones. Se achacó el problema al mal estado del campo de hierba natural, pero lo cierto es que Ramis lo utilizaba habitualmente con el primer equipo.
La baja del delantero Miguel Ángel, lesionado de gravedad en el primer partido, no fue cubierta y el equipo evidenciaba una gran falta de gol. Todos estos detalles fueron mermando a un equipo cargado de gente joven y con mucha exigencia.

 

(Más información en la edición impresa)