May resiste ante las presiones

SPC
-
May resiste ante las presiones

La primera ministra británica defiende el acuerdo del Brexit con Bruselas como el único posible y advierte que su destitución podría frustrar la salida del país del bloque comunitario

La premier británica, la conservadora Theresa May, advirtió ayer a los diputados críticos en su partido de que expulsarla con una moción de confianza podría frustrar la salida del país de la Unión Europea y que el acuerdo al que ha llegado con Bruselas es el único posible.
La jefa de Gobierno, embarcada en una campaña mediática para convencer a los británicos de que su pacto es la vía para cumplir con el resultado del referéndum de 2016, confirmó a un medio nacional que el Partido Conservador no ha recibido por ahora las peticiones necesarias para forzar un voto sobre su liderazgo.
«Un cambio de líder no haría las cosas más fáciles para este país, sino que provocaría incertidumbre» y podría además hacer descarrilar el Brexit, dijo May.
En el tabloide The Sun, la conservadora publicó ayer un artículo en el que asegura que no hay un plan alternativo al suyo y que no existe «ningún enfoque distinto» que permita acordar mejores términos con Bruselas.
Resaltó además que el pacto que espera sellar en la cumbre comunitaria extraordinaria del próximo domingo da respuesta a una de las principales razones que llevaron al 51,9 por ciento de los electores a votar por la salida del país de la Unión Europea: controlar las fronteras y la inmigración. «Por primera vez en una generación, nosotros seremos los que decidiremos quién puede venir a este país y, lo que es más importantes, quién no puede venir», recalcó la jefa de Gobierno.
El descontento entre los tories mas euroescépticos con el borrador, desvelado esta pasada semana, continúa amenazando el futuro político de May.
Varios ministros de su Gobierno y más una veintena de diputados conservadores presionan para que regrese a la mesa de negociaciones y busque mayores concesiones.
La mandataria planea continuar conversando los próximos días con los líderes europeos y el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, para cerrar los detalles sobre la relación comercial entre ambos lados del canal de la Mancha, que acompañará al tratado de la salida británica de la UE.
El grueso de esa futura relación, sin embargo, no comenzará a debatirse hasta que el Reino Unido sea un país tercero para el bloque comunitario, a partir del 29 de marzo.