Rubén Pinar no tuvo opción con los 'victorinos' en Nimes

Redacción
-
Fotografía de archivo de un inicio de faena por bajo del diestro Rubén Pinar. - Foto: EFE

El albacetense demostró una gran profesionalidad y consiguió ejecutar algunos derechazos de mérito al segundo de su lote, por lo que fue obligado a saludar tras la muerte del astado

El diestro albacetense Rubén Pinar fue ovacionado ayer en el último festejo celebrado en el marco de la Feria de Pentecostés de Nimes, donde se lidiaron toros de la ganadería de Victorino Martín y en el que hizo el paseíllo junto a Octavio Chacón y Pepe Moral.
En el primero de su lote -tras ser devuelto por inválido el que en principio le correspondía en suerte-, Pinar comenzó su faena con la muleta por alto. Aunque el de Santiago de Mora intentó sacarle juego por ambos pitones, la dificultad del toro no le dio opciones y mató de media estocada tras varios pinchazos, lo que motivó que su faena fuera silenciada por el público. En su segundo, el triunfador de la última corrida de Asprona, Rubén Pinar, fue ovacionado y saludó al respetable tras finalizar la faena a toro de poco recorrido que no dio opciones  al lucimiento. Pese a ello logró dar varios derechazos de mérito mostrando su gran profesionalidad. Mató de una estocada entera tras dos pinchazos.
Por su parte,  Octavio Chacón se midió al primero de la tarde, un toro bien presentado, pero muy flojo, con una lidia por bajo con el capote. El diestro gaditano logró una serie de muletazos bien ligados por el pitón derecho, aunque el astado no dio facilidades en el toreo al natural. Mató de estocada entera, después de tres pinchazos. En el cuarto de la tarde, un animal que se revolvía peligrosamente, dio la vuelta al ruedo tras escuchar un aviso, después de lograr unos pases de mérito por el pitón derecho. Mató de media estocada tendida. 

(Más información en la edición impresa).