Las denuncias por conducir ebrio bajan un 19% este año

Teresa Roldán
-

En ninguno de los 16 accidentes mortales, que en 2019 se cobraron la vida de 17 personas, el alcohol y las drogas fue el factor desencadenante del siniestro

Control rutinario de la Guardia Civil. - Foto: Arturo Pérez

En lo que llevamos de año el número de conductores multados por conducir bajo los efectos del alcohol o las drogas se eleva a 944, frente a los 1.161 del mismo período del 2018, lo que se traduce en un descenso de las multas por este concepto de un 18,7%. Un dato que evidencia que los conductores empiezan a concienciarse con la importancia de no beber ni tomar sustancias si van a conducir.
Precisamente la sensibilización de los conductores es lo que persigue la nueva campaña especial de control y vigilancia del tráfico que ha programado la Dirección General de Tráfico para la semana próxima, que arrancará el lunes día 9 y concluirá el domingo 15.
Según datos del Observatorio Europeo para la Seguridad Vial (ERSO), alrededor del 25% de todas las muertes en carretera en Europa están relacionadas con el alcohol, mientras que, aproximadamente, sólo el uno por ciento del total de kilómetros recorridos son conducidos por personas con 0,5 g / l de alcohol en la sangre o más. 
A medida que la concentración de alcohol en la sangre (BAC) aumenta en el conductor, la tasa de incidencia de accidentes también se incrementa. El aumento de la tasa de incidencia de accidentes que se deriva de un aumento de la tasa de alcoholemia es progresivo. En comparación con un conductor sobrio, la tasa de incidencia de accidente de un conductor con una tasa de alcoholemia de 0,8 g / l (siendo este el límite legal en tres de los 25 estados miembros de la UE, en España es 0,3 g /l), es 2,7 veces mayor que la de un conductor sobrio. Cuando un conductor tiene una tasa de alcoholemia de 1,5 g / l su tasa de incidencia de accidente se estima que es 22 veces mayor que la de un conductor sobrio. 

 

(Más información en edición impresa)