Un hombre gana un 26% más en la región que una mujer

L.G.E.
-

Un informe de CCOO revela que el 72% de los directivos son hombres y también el 72% de los pluses de antigüedad van a las nóminas de los varones. Las mujeres padecen el 77% de los contratos a tiempo parcial y un 28,9% son temporales

Un hombre gana un 26% más en la región que una mujer

Mañana es el Día de la Desigualdad Salarial y Comisiones Obreras en Castilla-La Mancha ha elaborado un informe actualizado sobre la brecha retributiva entre hombres y mujeres. No hay sorpresas. Ellos ganan un 26% más que ellas. Hay brecha salarial en todos los sectores, en todos los niveles adquisitivos, en todas las provincias y también incluso cuando se trata de prestaciones.
De media un hombre castellano-manchego gana 18.298 euros, mientras que una mujer solo ingresa 14.558. ¿Ypor qué sigue ocurriendo eso?¿Es que acaso una empresa puede pagar a un varón más por hacer el mismo trabajo que una mujer? La secretaria regional de Mujeres e Igualdad Rosario Martínez, señaló que «la brecha no está en lo de igual trabajo, igual salario», sino en la diferencias que hay a la hora de cobrar pluses por puestos directivos, antigüedad o en la penalización de los contratos temporales y a jornada parcial, que los sufren más las mujeres.
Sectores feminizados. La brecha salarial se traza a veces en horizontal y otras veces en vertical. Se hace en horizontal cuando los sectores más feminizados cobran salarios más bajos que aquellos más masculinizados. La secretaria regional de Empleo y Políticas Sociales, María Ángeles Castellanos, puso el ejemplo de las trabajadoras en la limpieza de edificios, que cobran bastante menos, que los trabajadores de limpieza de las calles o recogida de basuras.
Techos de cristal. La brecha se traza en vertical cuando las mujeres ocupan menos puestos directivos que los hombres. En concreto en el 72% de los casos es un varón el que ocupa el despacho. El informe de CCOO ha detectado un aumento de directoras en pequeñas empresas, sin embargo el dato va a la baja en las medianas y grandes.
Más temporales y a tiempo parcial. Castellanos avisó de que además las mujeres tienen carreras profesionales «más cortas o con interrupciones» y eso se nota, por ejemplo, en el plus de antigüedad. Los que pagan las empresas van en el 72% de los casos a las nóminas de hombres. Estas carreras más cortas vienen muy influidas por el papel que asumen las mujeres en la conciliación y los cuidados. Eso hace que, por ejemplo, también ellas acaparen los contratos a tiempo parcial. Del total de trabajadores que no llegan a jornada completa, un 77% son mujeres. De hecho, el 94% de los hombres que trabajan lo hace a tiempo completo.
Los salarios suelen ser más bajos en contratos temporales. Y aquí también ellas pagan el pato. Del total de mujeres asalariadas en la región, el 28,9% tienen un contrato temporal.
Más brecha en los salarios bajos. Uno de los datos más llamativos del informe ha llegado al analizar la brecha salarial no por sectores, sino cogiendo los sueldos más bajos que cobran los hombres y los más bajos que cobran las mujeres. Y es que la desigualdad salarial parece cebarse más con las más pobres. Si se coge el 10% de los salarios más bajos de las mujeres, la media de ingresos está en 5.937 euros, mientras que si se hace lo mismo con los hombres, llegan a 10.755. La brecha en este caso es del 81%.
Conforme se va subiendo, estas diferencias bajan. En los salarios medianos, la brecha baja al 24%. Sin embargo, si se coge el 25% de los salarios más altos de mujeres (23.699 euros)y el mismo porcentaje de los hombres (26.871), la diferencia queda en un 13%.
Labores del hogar. En el informe no se olvidaron de las mujeres que trabajan en casa. De las 193.900 personas que se dedican a las ‘labores del hogar’, 183.300 son mujeres. Eso supone un 95% y es un porcentaje que subió dos puntos respecto a 2017.

La brecha del paro. No solo hay brecha salarial, sino también cuando se trata de cobrar una prestación. Lo que se percibe de media al año por desempleo es una cantidad de 2.965 euros para los hombres y 2.745 para las mujeres. La brecha está solo en el 8%. María Ángeles Castellanos comentó que hay una explicación clara de que no sea mayor y es que a los subsidios «se les pone un tope». Con todo, no deja de llamar la atención que hay más mujeres desempleadas que hombres, pero ellas solo cobran el 49% de las prestaciones.
Y la de las pensiones. Si la brecha en lo que se cobra de paro no es muy alta, todo lo contrario ocurre con las pensiones. La pensión media de la mujer está en 721,75 euros, mientras que la del hombre llega a 1.017. La diferencia está en 41%.
Tiene su explicación y en este caso se encuentra en la discriminación laboral que lleva arrastrando la mujer durante décadas. Las pensiones por jubilación, las vinculadas al trabajo realizado, son las más altas (de media 1.022 euros). Sin embargo, de todas las que se pagan, solo un 24% van para mujeres.
En el otro lado están las pensiones de viudedad, que son notablemente más bajas (de media 674,76 euros). El 95% de quienes las perciben son mujeres. Y este es de los pocos casos en los que ellas ganan más que ellos, pues la pensión viene calculada en función del salario de la persona que murió.